En algunos casos la falta de suministro llevan más de dos semanas y la empresa provincial no brinda soluciones a los damnificados pese a que pagan suculentas boletas mensuales por un servicio que no tienen.

En Parque Saavedra aumenta el hartazgo contra ABSA. Es que hace una semana están sin agua y tienen que arreglársela como pueden para higienizarse, lavar los cubiertos, la ropa o simplemente ir al baño.

Según el relato de las y los damnificados, cuando llamaban a la empresa para dejar el reclamo, les contestaban con evasivas. Otros lograron un dato: “se rompió una bomba en la planta del Bosque”.

En ese marco, exigen una solución urgente a la falta de agua, mientras que siguen visibilizando la situación en las redes sociales y buscando respuestas por parte de la compañía.

La zona afectada es amplia. Abarca 14 y 63, 22 y 72, y 5 y 68. Los afectados esperan que la empresa no les cobre el servicio por los días que estuvieron con las canillas deshidratadas.