Se reportaron 18 casos y se aislaron a más de 200 personas, de las cuales unas 55 son profesionales de la salud. Las autoridades analizan restringir algunas actividades.

Uruguay, que parecía a punto de quedar libre del nuevo coronavirus, volvió este fin de semana a renovar la preocupación por la enfermedad después de que se detectara un brote en el departamento oriental Treinta y Tres, que se convirtió en la región con más infecciones activas en el país.

En Treinta y Tres ya hay 18 nuevos casos confirmados y unas 200 personas en cuarentena, de las cuales unas 55 son profesionales de la salud, afirmó el director local de Salud, José Quintín Olano, en conferencia de prensa.

El funcionario advirtió que esas cifras representaban “solo una fotografía del momento, ya que la situación es muy cambiante y puede variar en poco tiempo, ya que siguen llegando los resultados de los test realizados”, según el diario La República.

El hospital estatal de Treinta y Tres, que hasta funcionaba normalmente, adoptó un plan de contingencia que incluirá la reducción de las consultas presenciales y la reprogramación de las cirugías, con prioridad para las oncológicas y las urgentes, informó su director, Marcos Suárez.

(Minutouno)