Estaba acusado de abusar sexualmente de (al menos) cinco menores de edad que concurrían a la parroquia de Gonnet.

Este lunes por la noche se conoció que el cura Eduardo Lorenzo, se suicidó con un arma de fuego en la sede de Cáritas de La Plata, en 4 entre 49 y 590, lugar donde estaba alojado. La noticia fue confirmada por la fiscal Ana Medina.

El sacerdote católico de La Plata estaba acusado de haber abusado sexualmente de cinco varones menores de edad durante los últimos 30 años. Luego de presentarse a diferentes pericias psicológicas, se determinó que era “perverso, psicópata y narcisista”.

La jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, había ordenado este lunes la detención.

El pedido de detención era una medida que esperaban hace meses las víctimas y sus familiares, y que había reclamado la fiscal Ana Medina en octubre pasado, pero Garmendia la hizo efectiva recién ahora, pues esperaba incorporar al expediente las pericias psicológicas hechas a Lorenzo y al primero de los denunciantes.

Sin embargo, Lorenzo, acusado del delito “abuso sexual con acceso carnal agravado”, no fue detenido ya que Alfredo Gascón, abogado defensor del cura que fue capellán en el Servicio Penitenciario Bonarense, presentó un pedido de eximición de prisión a Garmendia, quien en el mismo fallo en el que ordenó detener al sospechoso rechazó este requerimiento.

Por ese motivo, Lorenzo gozaba de su libertad y en horas de la noche de este lunes se suicidó de un disparo en la sede de Cáritas, lugar donde estaba alojado.