El presidente de Estados Unidos cargó hoy contra medios de comunicación y aseguró que es una atribución suya decidir sobre el levantamiento de las medidas adoptadas para contener el brote de coronavirus. Ya suma más de medio millón de contagios y 22.000 muertes en ese país

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cargó hoy contra medios de comunicación y aseguró hoy que es una atribución suya y no de los gobernadores estatales decidir sobre el levantamiento de las medidas adoptadas para contener el brote de coronavirus, que ya suma en el país más de medio millón de contagios y 22.000 muertes.

“Con el fin de crear conflictos y confusión, algunos de los medios que publican falsedades dicen que es la decisión del Gobernador abrir los estados, no la del Presidente de los Estados Unidos y el Gobierno Federal. Que se entienda completamente que esto es incorrecto”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El republicano insistió en que hay medios que pretenden “crear conflicto y confusión”, en alusión al levantamiento de las medidas que limitan la actividad económica y con las que el presidente no siempre se ha mostrado de acuerdo.

Trump explicó que se trata de una visión “errónea”, ya que es una competencia del presidente “por muchas y buenas razones”.

No obstante, se ha mostrado dispuesto a trabajar “estrechamente” con los responsables administrativos de los distintos estados y adelantó que, tras estos contactos, anunciará “pronto” una decisión.

EEUU es ya el país con más contagios y más fallecidos de todo el mundo por Covid-19, enfermedad a la que Trump se referió en reiteradas ocasiones con el término despectivo de “virus chino” o “pequeña gripe”.

El mandatario cuestiona el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y amenazó con recortar fondos.

En la calle, en tanto, cada vez son más quienes conocen a alguien que ha contraído el virus, según registra un estudio de la Universidad de Monmouth que precisa que un 25% sabe de algún caso, mientras que para el 7% se trata de un familiar, informa el portal de noticias The Hill.

La Armada norteamericana, en tanto, informó en un comunicado del fallecimiento de un marino desplegado a bordo del portaaeronaves “USS Theodore Roosevelt”, en el que se detectaron más de medio centenar de casos.

El marino fallecido perdió la vida tras ser ingresado en cuidados intensivos en un hospital naval de la isla de Guam.

El caso de este barco trascendió el nivel médico para convertirse en un tema de debate político después de que el capitán, Brett Crozier, solicitase ayuda por carta. La filtración del mensaje le costó el puesto y derivó también en la dimisión del secretario interino de la Marina, Thomas Modly, que insultó a Crozier.

El coronavirus alteró este fin de semana la celebración del domingo de Resurrección en el país, donde gran parte de las autoridades estatales decretaron restricciones a las congregaciones, aunque en algunos estados como Texas, Kansas o Luisiana, regiones donde se concentran algunas de las comunidades más creyentes, varios párrocos desafiaron las directivas.

En Nueva York, como en otras ciudades, se vivió una jornada de iglesias vacías pese a la importante conmemoración religiosa.

Ese vacío se notaba especialmente en la emblemática catedral católica de Saint Patrick, en la Quinta Avenida, a la que solo acudieron su arzobispo, Timothy Dolan, media docena de ayudantes y personal técnico para la transmisión por “streaming” de la homilía, a través de medios católicos y la cadena local PIX11