Alberto Fernández reconoció el rol de los tres mandatarios provinciales de la UCR que salieron a marcar su postura luego de que los legisladores de la alianza que integran, Cambiemos, se negaran a habilitar la sesión especial de este jueves para tratar la emergencia.

El Presidente, Alberto Fernández, se metió de lleno en la interna de Juntos por el Cambio desatada por la posición de la alianza que gobernó hasta diciembre en torno al quórum para la sesión de este jueves, en que el oficialismo buscará sancionar el paquete de emergencias enviado por el Ejecutivo al Congreso. Pasado al mediodía, mientras el proyecto se debate en un plenario de comisiones, el jefe de Estado agradeció públicamente, vía redes sociales, a los gobernadores del radicalismo que brindaron su apoyo para garantizar el quórum necesario.

Luego de que el oficialismo aceptara eliminar el artículo 85, cuestionado por la oposición porque otorgaba facultades especiales al Presidente para administrar el Estado durante la emergencia, y que el macrismo confirmara su presencia en el Congreso, a diferencia de la postura resuelta hasta ayer por la noche, Fernández escribió un mensaje en su cuenta de Twitter dedicado a los gobernadores de la UCR: el jujeño Gerardo Morales, el mendocino Rodolfo Suárez y el correntino Gustavo Valdés.

“Quiero agradecer a los gobernadores radicales por aportar sinceridad al debate político. Nuestra sociedad nos reclama seriedad y diálogo para resolver los problemas. Debemos estar a la altura”, dijo el Presidente.

Previamente, había retuiteado los mensajes de los tres dirigentes provinciales que habían salido a plantear públicamente su posicionamiento con respecto a la falta de quórum anunciada por los 113 legisladores de Cambiemos. Si eso no se daba este jueves, los diputados del oficialismo que deben jurar en reemplazo de los que van al Ejecutivo a desempeñar otras funciones, o los que, como Fernando Espinoza, intendente entrante de La Matanza, pidieron licencia, no iban a poder hacerlo y el Frente de Todos iba a tener un obstáculo más para iniciar la sesión con los números que necesita.

En ese escenario, Morales, Valdez y Suárez, con quienes Alberto se había reunido el lunes, se metieron en la interna para reclamar que Cambiemos habilitara la jura de los diputados y fueran al debate en el Congreso.

El ala dura del macrismo se mantenía firme en su negativa pero, con la caída del artículo 85, finalmente, aceptaron sentarse en sus bancas solo para permitir que asuman los diputados del oficialismo, en una sesión dividida en dos. Luego de la jura, se irán del recinto para que el quórum de 129 diputados deba ser reunido por el oficialismo, que cuenta con 119 legisladores propios y el compromiso de otros opositores, como Consenso Federal, para obtener el número necesario para iniciar el debate.