Te contamos qué nos pareció la nueva parte de la serie cargada de misterio y suspenso

El pasado 19 de junio llegó a Netflix la tercera temporada de The Sinner. La serie que se hizo muy popular en 2017 con su primera parte vuelve con más misterios y suspensos que tendrán al espectador cautivo a lo largo de sus ocho episodios.

En aquel entonces fue furor el curioso caso de “Cora”, una mujer que repentinamente apuñala a un hombre en una playa. Pero la historia del detective Harry Ambrose (Bill Pullman) no acabó con el cierre del caso.

En 2018 un nuevo misterio movilizó a Ambrose. Todo giró en torno a “Julian”, un niño que mató a sangre fría a dos adultos de manera inesperada. Sin embargo, esta historia no logró superar a la que tuvo lugar en 2017.

Ahora llega el caso de “Jamie”, donde el propio detective se verá en diversas situaciones de peligro estresante.

Jamie Burns (Matt Bomer – White Collar) es un profesor que sobrevive a un trágico accidente en el que fallece su amigo. El caso es tomado por Harry Ambrose, quien se decide a investigar a fondo a este hombre que posee un perfil sumamente misterioso.

Desde el primer momento, al espectador le puede resultar atrapante enterarse cómo se desencadena el misterioso accidente. El suspenso lo manejará el profesor del colegio, quien cuenta con un perfil sumamente indescifrable para el meticuloso detective. Saber por qué piensa lo que piensa Jamie es muy interesante, mientras que el papel del policía tendrá un costado diferente al de las primeras dos temporadas.

Aunque quizás no llegue a superar su temporada debut, la tercera parte de The Sinner no carece de misterio, intriga y suspenso. Aunque por momentos pareciera que la historia está algo estirada, los cliffhangers cumplen su propósito con excelencia. El espectador culminará cada episodio con ganas de ver cómo sigue la historia.

Con un final inesperado, y actuaciones inigualables, no te pierdas la tercera temporada de The Sinner.