La nueva película de Disney que se estrenó esta semana continúa la historia de la villana más famosa de la casa del ratón

La filmación de MALÉFICA: DUEÑA DEL MAL tuvo lugar en los afamados Pinewood Studios, en las afueras de Londres, entre mayo y agosto de 2018. La mayoría de las escenografías se construyeron prácticamente en seis estudios interiores acustizados y en el enorme estudio de filmación en exteriores, y luego se complementaron con efectos visuales en la etapa de posproducción. La producción también pasó una semana de filmación en locaciones dentro o en los alrededores del Reino Unido, como en Syon House Lake, Burnham Beeches y Windsor Great Park.

El Páramo fue construido en un estudio cerrado de Pinewood, con dos ríos y cascadas, plantas exóticas y flores reales. Como todo era real, la temperatura en el estudio era controlada y precisa, y se debía regar todo constantemente. Esta escenografía práctica una vez más le aportó al elenco texturas y realismo, porque podían realmente sentir y oler sus elementos.

Jolie agradece el cuidado que se puso en respetar la apariencia original de las escenografías ampliando las existentes para incluir mundos nuevos. “La película original tenía una escenografía hermosa, al igual que esta”, dice Jolie. “Fue bueno regresar a El Páramo, pareció que volvía al mismo lugar de hace seis años, y al mismo tiempo tenía cosas nuevas que están construidas de una manera hermosa. Su textura y calidad son tan preciosas que son un espectáculo, y al mismo tiempo es real”.

La coordinadora de dobles y escenas de riesgo, Jo McLaren (Aniquilación, Spectre), también tuvo mucho trabajo. El guion tenía una enorme cantidad de escenas de vuelo de los protagonistas y de unos 40 actores que interpretaban a las Hadas Oscuras. Si bien en las secuencias de vuelo se usó una metodología similar a la empleada en la primera película en términos de cómo vuelan, la intensidad y dificultad del trabajo de los dobles de riesgo en esta película aumentó de manera sustancial.

El vuelo de Maléfica

Las alas de Maléfica, que tenía tres aspectos diferentes, además de las de las Hadas Oscuras, fueron creadas con efectos generados por computadora en la etapa de posproducción, pero el vuelo simulado se completó durante la etapa de filmación de las escenas de los protagonistas. McLaren y su equipo trabajaron estrechamente con el coordinador de dobles de riesgo Simon Crane (ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS, Guerra mundial Z), decididos a que las secuencias de vuelo se vieran lo más naturales y reales posible, sin descuidar la seguridad de los actores.

“Tenemos algo que se llama arnés tipo diapasón que se coloca en la cadera de los actores y lo controlan operadores detrás de escena”, dice McLaren. “Permite a los actores planear y lanzarse en picada de manera muy fluida y natural. También los tenemos en plataformas con ruedas y en cuerdas tensadas que nos permiten mantener a los actores cerca del suelo, por razones de seguridad, y ayudarlos a sentirse seguros en sus escenas de vuelo con cromas azules de fondo”.

Estas tareas involucraron una cantidad considerable de personal, ya que se necesitaban asistentes detrás de escena que tiraran de los cables, empujaran los arneses, etcétera. Además, necesitamos bastantes conocimientos sobre física. “Si uno tiene a 10 personas colgando de cables, es mucha la presión para las estructuras y por eso necesitamos muchas poleas”, dice McLaren. “Y eso implica aplicar leyes de la física para calcular los pesos y todo lo necesario”.

McLaren ya había trabajado con Angeline Jolie y recuerda que tenía un talento natural. “Con Angie no hace falta un doble de riesgo”, dice. “Tiene una excelente memoria muscular gracias a los años que pasó colgada de cables, así que, si una le muestra algo una vez, puede hacerlo desde el primer intento”.

“Me encanta volar, me encantan las posiciones y las escenas de riesgo”, dice Jolie. “En esta película tuvimos bastante trabajo colgados de cables. Ed [Skrein] y yo pudimos hacer algunas piruetas en el aire muy divertidas, lo disfruté”.