Compartilo:

Una encuesta realizada por la Defensoría del Pueblo mostró qué opinan los usuarios en la Provincia sobre este servicio público. Los resultados fueron que el colectivo lidera el ranking de los transportes peor valorados por los bonaerenses en 2019.

Excesiva cantidad de pasajeros, altos costos del servicio, malas condiciones de viaje y demasiado tiempo de espera, son las quejas recurrentes de los usuarios de colectivos en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo a un relevamiento realizado por la Defensoría del Pueblo bonaerense, a cargo de Guido Lorenzino.

El informe, basado en una encuesta de cerca de 1.000 casos, se realizó entre octubre y noviembre de 2019 en 24 partidos del Conurbano bonaerense y en distintas ciudades de la Provincia. A través del relevamiento, el organismo provincial buscó conocer cómo utilizan el transporte público los usuarios y qué piensan del servicio de colectivo, trenes y subterráneo.

“En este contexto es sumamente importante escuchar a los usuarios, para conocer cómo viajan y qué se puede hacer para mejorar el servicio. El transporte es un derecho y es necesario contar con información para que el Estado pueda generar políticas públicas que sirvan”, explicó Guido Lorenzino.

De los tres medios de transporte relevados, el colectivo fue el peor valorado. En el Gran Buenos Aires (GBA), el 67, 6% de los encuestados consideró que es excesiva la cantidad de pasajeros y, en el interior, opinó lo mismo el 66,8%. El tiempo de espera fue otro de los puntos cuestionados: en el Conurbano el 60,8% contestó que es uno de los mayores problemas mientras que en el interior el porcentaje fue de 54,8%.

Respecto del costo del pasaje, el 50,8% respondió que es alto, mientras que en el interior el porcentaje sube a 60,3%. En cuanto a la calidad del servicio, en el GBA el 31,5% criticó el estado del vehículo y en el interior, el 37,2%.

Comparado con el año pasado, casi la mitad de los usuarios de colectivo del conurbano y del interior creen que el servicio empeoró. En tanto, las personas que viajan en tren y subterráneo tienen una mejor percepción del servicio y creen que se mantuvo igual o mejor respecto del año anterior.

Los aspectos que los encuestados más destacaron del uso del tren son la duración del viaje, el tiempo de espera y la atención del personal. Esta valoración positiva del servicio de trenes tuvo su correlato en la cantidad de pasajeros que recibió. Desde 2015 se sumaron 15 millones de usuarios, a diferencia del colectivo, que en el mismo período perdió casi 40 millones de pasajeros, pero que de todas formas continúa siendo el transporte más utilizado.

Desde el área de Transporte de la Defensoría del Pueblo atribuyeron el descenso de la cantidad de pasajeros del colectivo al creciente desempleo, el aumento en las tarifas del transporte y a la calidad del servicio que presta.