El Índice de Pobreza aumentó al término del primer semestre del año a 35,4% en relación a igual período del año pasado, cuando se registraba 27,3%, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Argentina elevó sus niveles de pobreza desde el 32% hasta el 35,4% de la población en el primer semestre del 2019, según el último informe del Índice Nacional de Estadística y Censos (INDEC), publicado este lunes. Asimismo, la tasa de indigencia se ubicó en el 7,7%, mostrando un aumento del 1% con respecto a los últimos seis meses del año pasado.

De esta forma, se trata del relevamiento sobre pobres e indigentes más alarmante de la actual Administración.

Por la mañana, Mauricio Macri ya había adelantado que las cifras publicadas por el organismo serían negativas: “En unas horas, el INDEC va a dar a conocer el último índice de pobreza que, lamentablemente, va a reflejar la difícil situación por la que atravesamos”, reconoció durante un acto de campaña en la Provincia de Buenos Aires.

Así, el reciente informe refleja el resultado de la fuerte crisis económica que atraviesa la sociedad argentina, con disminución del empleo, inflación elevada y caída del consumo.

En tanto, la indigencia, las personas que no tienen ingresos suficientes para hacer frente a las necesidades alimenticias, trepó al 7,7%, frente al 4,9% del mismo período de 2018. Se destaca la profundización de la pobreza extrema en el proceso de deterioro de la condiciones de vida, la cual aumenta en un 57,1%.