El 11 de agosto de 2014, el actor fue localizado muerto tras quitarse la vida debido a problemas de depresión y adicciones

Pasaron seis años desde que el reconocido actor, que sacó miles de sonrisas, Robin Williams, se suicidó en agosto de 2014 debido a problemas de depresión y adicciones.

Durante su trayectoria, ganó un Oscar, cinco Globos de Oro, un Premio del Sindicato de Actores, dos Premios Emmy y tres Premios Grammy.

Pese a su gran éxito como actor, Robin sufría de depresión. Un divorcio, la falta de trabajos destacados en Hollywood y sus problemas de salud no ayudaron a que mejorara su ánimo y decidió quitarse la vida en su casa de California.

Tiempo después, se conoció que también padecía de la enfermedad de párkinson aunque estaba en fase temprana.

Luego de su muerte, su viuda Susan Schneider, emitió un comunicado para contar cómo fueron sus últimas semanas: “Pasó gran parte de su vida ayudando a los demás. Ya fuese entreteniéndolos en el escenario, en el cine, la televisión o con las tropas en primera línea. Si hacía falta, ayudando a olvidar el dolor a niños enfermos. Robin sólo quería hacernos reír, que se perdiese el miedo”.

Sin embargo, hoy prevalecen las huellas que dejó en distintas películas icónicas para el mundo del cine y las miles de sonrisas que le sacó a la gente con su trabajo.

Películas como Patch Adams, Dead Poets Society, Jumanji, Good Morning Vietnam y Mrs. Doubtfire fueron las que le dieron fama internacional.

El pasado martes 21 de julio el actor Robin Williams habría festejado su cumpleaños número 69. En esa fecha, muchos de admiradores lo recordaron a través de las redes sociales con mucho amor y admiración.

Aunque el prestigioso comediante nos dejó tempranamente siempre se lo recordará por su impecable trabajo y su solidaridad con el resto de las personas. Robin Williams vivirá entre nosotros, regresando cada vez, cuando apreciemos una de sus películas.

Fuente: Filo.news