Después de casi dos semanas, los médicos del Hospital El Cruce de Florencio Varela, le retiraron el respirador artificial a Rocío Guagliarello, la chica de 13 años que sobrevivió a la persecución policial en San Miguel del Monte en la que murieron cuatro de sus amigos.

La joven pudo ser operada de sus múltiples fracturas en los últimos días y a partir del domingo empezó a respirar por sus propios medios.

“Rocío está mejor, respira sola y se recupera de las operaciones. Está sedada por los dolores y todas las cosas que tiene“, expresó la madre de la adolescente, Loana Sanguinetti.

Rocío sigue alojada en la unidad de terapia intensiva pediátrica, donde es tratada desde el 20 de mayo pasado por el impacto que sufrió a bordo del Fiat 147. “Con esta noticia me volvió el alma al cuerpo después de 14 días . Es un milagro“, señaló la madre, en diálogo con el diario Clarín.