Compartilo:

Narciso González Padilla, de 58 años, recibió un disparo en el tórax mientras realizaba un reparto en 519 entre 3 y 3 bis. Fue sorprendido por un delincuente.

El sodero baleado ayer por un delincuente mientras realizaba repartos domiciliarios en Ringuelet permanece internado en el Hospital Gutiérrez, aunque su salud empeoró con el correr de las horas y su situación esta tarde era delicada, aseguraron fuentes oficiales.

Se trata de Narciso González Padilla, de 58 años de edad, el empleado de la sodería platense Saint Michel que ayer alrededor de las 13,30 sufrió un disparo en el tórax al resistirse a un asalto en 519 entre 3 y 3 bis, a escasos metros de la casa de una clienta de confianza.

Según las primeras informaciones que se desprenden del caso a partir de las declaraciones de la víctima, Padilla se encontraba en el habitáculo del camión, mientras un joven compañero bajaba un pedido en la casa de la vecina, cuando un malviviente lo sorprendió con intenciones de robarle.

La resistencia del sodero a ceder a los cometidos del ladrón tuvo como respuesta un disparo en la zona del tórax, debajo del hombro izquierdo. El ruido de la detonación hizo que el joven retornara enseguida al vehículo para luego correr a la casa de la mujer para pedir ayuda. De inmediato pidieron una ambulancia que “tardó en llegar”.

En la espera, mientras su rostro empezaba a palidecer, Padilla relató lo ocurrido a su compañero y la dueña de la finca. Una vez en el nosocomio Padilla fue intervenido por un equipo de médicos. Presentaba un orificio de entrada en el tórax. Tras la operación, fuentes oficiales lo dieron por fuera de peligro.

Sin embargo, a raíz de que el ingreso de la bala afectó uno de sus pulmones, su salud empeoró y hoy se encontraba en estado delicado.

El hecho conmocionó a los vecinos, en particular a la clienta. “Tenemos una amistad de años, porque él hace tiempo que viene a traernos agua y soda. Lo único que quiero es que salga todo bien”, expresó la mujer, horrorizada, preocupada y esperanzada en el que el sodero se recupere y pueda retornar a su trabajo.

Según vecinos de la zona, el delincuente huyó por 3 bis en dirección a 518, donde lo aguardaba un presunto cómplice. Si bien no pudieron atraparlo, la clienta dijo que “la Policía trabajó bien, se portó bien y quieren agarrarlo”.