Debe decidir si aprueba el desembolso de US$5.400 millones en el marco del actual acuerdo stand by.

El directorio del Fondo Monetario Internacional ( FMI) se reunirá esta tarde para discutir de manera “informal” la situación en Argentina luego de que Standard & Poor’s calificara a la deuda externa en “default selectivo”.

“El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional se reunirá esta tarde para una sesión de información de carácter informal sobre los recientes acontecimientos en Argentina”, aseguró un vocero del organismo internacional.

Una delegación del Fondo encabezada por el economista italiano Roberto Cardarelli estuvo en Buenos Aires analizando las cuentas fiscales del segundo trimestre, y mantuvo reuniones con funcionarios del gobierno nacional y con el candidato a presidente por el Frente para Todos, Alberto Fernández. Ahora, Cardarelli expondrá las conclusiones de su reciente estadía en el país.

El miércoles, el FMI aseguró que evaluará las medidas tomadas por la administración de Cambiemos para aliviar el perfil de vencimientos de la deuda, mientras sostuvo que estará al lado del país que, según consideró, atraviesa “tiempos difíciles”.

Subrayó que estará “en contacto permanente con las autoridades argentinas y seguirá apoyando al país en estos tiempos desafiantes”.

El organismo multilateral debe decidir si aprueba el desembolso de US$5.400 millones en el marco del actual acuerdo stand by, y se estima que se analizará el anuncio del gobierno nacional de “reperfilar” vencimientos de deuda, ofreciendo mayores plazos de cancelación.

Ayer, S&P rebajó la nota crediticia para nuestro país de B- a default selectivo (SD). Se espera que durante el transcurso de hoy, la calificadora de riesgo vuelva a subir la nota a “C”.

El default selectivo se da cuando un país no cumple con los pagos de un determinado título de deuda pero sigue cumpliendo con sus otras obligaciones. La calificación para Argentina fue otorgada luego de incumplir con la cancelación de Letes y Lecap que vencían ayer, tras la decisión unilateral del gobierno de renegociar los plazos de vencimiento de deuda, sin quita de capital ni intereses: 15% a la fecha de expiración, 25% a los tres meses y 60% a los seis.