Compartilo:

Dos sujetos se hicieron pasar por pasajeros y uno de ellos lo atacó con una pistola.

Luis Mareco (37) fue baleado en la mejilla durante un intento de robo. Todo ocurrió el lunes por la madrugada, cuando el chofer se preparaba para terminar su turno en la remisería de 122 entre 79 y 80. En ese momento, dos clientes ingresaron al lugar y solicitaron un auto para hacer un traslado hasta Villa Alba. Mareco y los dos pasajeros subieron al Chevrolet Astra Gris de Mareco y media hora más tarde, el coche regresó a la base al grito de “me pegaron un tiro en la cabeza”.

Según el testimonio de Mareco, en el momento que estaban por llegar a destino los viajeros le pidieron que siguiera unas cuadras más hasta 122 y 614, una zona poco iluminada. “Bajó el más joven -su cómplice permaneció en el rodado-, entró a una casa de la zona y salió con un arma”, señalaron.

El chofer contó que el sujeto se acercó a la ventanilla y le apuntó a través del vidrio “le pidió la plata y no esperó a que se la diera, le tiró directamente”. El tiro le entró en la mejilla izquierda y quedó alojado en la boca.

Inmediatamente, volvió como pudo a la remisería y fue trasladado al herido al Hospital Larrain de Berisso.

Fuentes oficiales le informaron que el paciente “se encuentra fuera de peligro. Fue sometido a cirugía y permanecerá en observación 24 horas. De no surgir ninguna complicación en su salud, recuperará el alta médica entre el martes y el miércoles”, se indicó.

En tanto, la Policía llevó a cabo las pericias científicas en el auto y tomó declaración a los testigos presentes. El caso fue caratulado como “lesiones y robo”. Interviene la UFI Nº 2, a cargo del fiscal Martín Almirón.