Es una campaña que lleva adelante una cervecería platense. Todos los juguetes serán donados al Hospital de Niños Sor María Ludovica