Maria Zysman, psicopedagoga, directora de Libres De Bullying, se refirió a la utilización de las redes por parte de los chicos y brindó recomendaciones que los padres deben tener en cuenta

Sin dudas los tiempos que corren tienen a las redes sociales como protagonistas y los chicos saben cómo utilizarlas aunque pocas veces son conscientes de los peligros con los que se enfrentan.

Al respecto, Maria Zysman, psicopedagoga, directora de Libres De Bullying, se refirió en AIRE BONAERENSE a la utilización de las redes por parte de los chicos y brindó recomendaciones que los padres deben tener en cuenta.

Según la especialista en el tema, muchas veces no se mide “el alcance que tienen algunas cosas” y que el uso de un celular o las redes por parte de los chicos “no se puede tomar como si fuera inofensivo”.

En ese sentido, dijo que “no se le puede dar un celular a un niño sin alertarlo y hacerle saber que hay que cuidarse en ciertos espacios”.

Sobre el uso específico de ciertas redes, Zysman observó que “en Tik Tok es donde encuentran el reconocimiento de otros. Buscan ser mirados y seguidos por otros pares”.

“Esto que es evolutivo”, dijo “la búsqueda de aprobación de los pares en las redes se vuelve peligroso porque los chicos se mandan a hacer cualquier cosa para ser admirados y lograr seguidores”.

Según expresó, “la herramienta que se le da a los chicos tiene que ser supervisada, no espiada” y que “tenemos que ver la confianza que pueden tener los chicos con los padres”.

“En relación a las redes sugiero que las conozcan”, dijo la especialista al tiempo que remarcó que “hay muchos chicos a los que las cosas les afectan mucho más que a otros, ahí la presencia de la familia es fundamental”.

Según analizó, los chicos “buscan la mirada de la masa” y juegan con la “idea de que mucha gente a uno lo está mirado”. Según explicó, “es una características de una época que tiene vueltas muy complicada”

Además, Zysman desaconsejó el uso de celulares para los chicos menores de 12 años y sostuvo que “esas herramientas no pueden ser dadas sin un acompañamiento”.

“Dentro de esa apertura que uno da debe mostrar que hay cosas que están bien y cosas que están mal”, explicó, y aconsejó que “cuanto más chico, más grande sea la pantalla”.