El ex gobernador bonaerense y ex vicepresidente de la Nación recomendó un acuerdo entre las provincias para emitir títulos que cubran hasta el 50% de la masa salarial

Carlos Ruckauf asegura estar retirado de la política, al menos de la que se hace de manera pública. Fue ministro de Trabajo de María Estela Martínez de Perón, ministro y vicepresidente de Carlos Menem y gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Si bien ocupó varios cargos de relevancia en la política argentina, muchos bonaerenses lo deben recordar como el creador de los Patacones, la cuasimoneda de mayor circulación que se emitió en medio de la crisis de 2001.

En agosto de 2001, Ruckauf lanzó los bonos bonaerenses Patacón. Tuvieron un formato de un billete, con la imagen del fundador de La Plata Dardo Rocha y denominaciones de 1, 2, 5, 10, 50 y 100 y una equivalencia 1 a 1 con el peso. Fueron utilizados para pagar el medio aguinaldo del sector público, en un acuerdo al que había llegado el entonces ministro de Trabajo bonaerense, Aníbal Fernández, con los gremios estatales.

Para agosto de 2002 circulaban por el país 16 cuasimonedas que, en total, significaron una misión de 8.535 millones de pesos. Se calcula que durante esa crisis se emitieron 3.306 millones de patacones lo que significaba la misma cantidad en pesos.

Hoy, 19 años más tarde, Ruckauf aseguró en una charla con Infobae que sería una buena idea volver a la emisión de cuasimonedas.

“Hoy estamos en una disyuntiva de hierro. No hay recaudación por lo menos en los municipios hay una caída que va del 35% al 45%. En este contexto, los 135 intendentes le va a ir a pedir plata al gobernador Kicillof que se va a dar vuelta y le va a pedir fondos a Nación que tampoco tiene y la salida que le queda es emitir, pero no puede sobreemitir porque se la va a ir al dólar. La ventaja de las cuasimonedas es que no va al dólar”, explicó el ex funcionario.

Ruckauf explicó además que las cuasimonedas tienen que ser “con autorización federal y que las emita cada provincia”.

El dirigente peronista considera que “se están haciendo muy las cosas bien en cuestiones de salud”, en medio de la emergencia, aunque detecta un “cuello de botella” en lo económico.

“Cuando salgamos de esto vamos a tener algo que todos lo que tenemos o tuvimos algo de gestión conocemos como el gasto diferido. La clase media va a volver a salir, a ir a cenar, a los cines y eso va a impactar en la inflación. Para que eso no suceda hay que salir con impulso en la actividad económica y esto puede ayudar”, agregó.