Compartilo:

Fotos: Santiago Hafford | Fue convocado por el Arzobispado de La Plata. Fuerte repudio e indignación de las familiares y victimas, quienes se manifestaron frente a la capilla para exigir Justicia.

Crédito: Santiago Hafford

Este miércoles, realizaron una misa en homenaje al cura Eduardo Lorenzo, acusado de abuso sexual, en la misma parroquia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet donde las víctimas denunciaron que fueron los abusadas. Lorenzo se suicidó el lunes en la sede de Cáritas de La Plata, luego de que la jueza Marcela Garmendia ordenó su detención.

Familiares y allegados a las víctimas se indignaron por el homenaje y se manifestaron en las puertas de la parroquia de 502, entre 15 y 16.

El lunes, el arzobispo de la ciudad de La Plata, Víctor Manuel Fernández, había despedido a Lorenzo con un mensaje que causó polémica entre los familiares. “Queridas hermanas y hermanos de la Comunidad arquidiocesana, ante la muerte de nuestro hermano Eduardo Lorenzo, que se quitó la vida después de largos meses de enorme tensión y sufrimiento”, dijo y pidió a los feligreses católicos: “unirse en oración por él para que el Dios de la vida lo reciba en el amor infinito”.

Eduardo Lorenzo fue capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense durante 14 años, organizó grupos de jóvenes con los boy scouts y fue párroco de distintas iglesias de Gonnet, Berisso y Olmos. Las denuncias en su contra son de larga data.

La primera causa la inició un ex policía llamado Julio César Frutos. El 20 de agosto de 2008, la víctima, su ahijado León, era menor de edad. En ese momento León declaró que había sufrido abusos sexuales por parte del cura Lorenzo. La causa estuvo casi parada durante diez años. Hasta que el abogado Juan Pablo Gallego tomó el caso y le pidió al fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo, su reapertura. Gallego patrocinó a las víctimas del Padre Julio César Grassi, condenado en 2009 a 15 años de prisión por violar a un menor en la Fundación Felices los Niños.