“Está todo en estudio, no vamos a anunciar nada que no podamos cumplir”, advierten en el entorno de la gestión bonaerense.

La gobernadora está que trina porque no podrá, como imaginó después del resultado fatal de las Paso ofrecer medidas paliativas a los bonaerenses, al estilo de lo que Mauricio Macri anunció a nivel nacional.

Para decirlo claramente: Vidal no tiene plata para anunciar bonos salariales “extraordinarios” a los estatales (Macri otorgó uno de $ 5.000); o medidas que hagan rendir mejor el sueldo de los bonaerenses en general; o decisiones de impacto con objetivos electorales. En términos fiscales, Buenos Aires es una de las provincias que más sentirá el impacto de las rebajas de impuestos nacionales coparticipables -quita de IVA a alimentos de la canasta básica, aumento de los mínimos no imponibles de Ganancias, devolución de de parte de este impuesto, cambios en el Monotibuto, etc-, que comunicó la Casa Rosada.

Por cuestiones obvias, Vidal no puede hacer lo que hicieron su colegas peronistas: sobreactuar el impacto fiscal de esas medidas en el interior, presentando un recurso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que declare inconstitucional la herramienta del Decretro de Necesidad y Urgencia (DNU) que utilizó Macri para apurar las mismas.

Aparentemente, Vidal sólo puede recostarse en la Agencia de Recaudación bonaerense y en el Banco Provincia para dar alguna buena noticia en materia económica o de consumo. Ayer, por ejemplo, fue publicado el decreto 1145 que establece, por 90 días, un régimen de regularización, refinanciación y bonificación de intereses para aquellas PyMEs que se encuentren inscriptas en el Registro de Pequeñas y Medianas Empresas de la Provincia y que tengan deudas exigibles originadas en sanciones por infracciones laborales y de seguridad e higiene.

Se supone, además, que la muy laxa caja del banco provincial tendrá un lugar importante a la hora de acercar beneficios extraordinarios destinados a los empleados públicos y la clase media en general, como ya sucede con los descuentos del 50% en supermercados un par de veces por mes. Nada se sabía hasta anoche de algún tipo de medida destinada a los jubilados que cobran a través del Instituto de Previsión Social (IPS).