El sábado 23 de noviembre inauguraron un nuevo espacio en La Plata, donde los vecinos podrán acceder a alimentos sanos, justos y soberanos. El horario de atención será de lunes a sábados de 9 a 20 horas y la dirección es calle 1 Nº 612, entre 44 y 45.

“El sistema alimentario actual es una estafa. A través del mercado convencional el agricultor sólo recibe entre el 5 y 20% del precio final. Nunca ganaremos la lucha contra el hambre si como consumidores y productores fomentamos una cadena de comercialización injusta. Seguimos construyendo una plataforma real para discutir el precio de los alimentos y las condiciones de las familias trabajadoras de la tierra”, explicaron los productores de la UTT de La Plata.

Y contaron que pensaron en el acceso a una alimentación saludable es para todo el pueblo. Por eso, trabajaron día a día en la construcción de opciones que habiliten el comercio justo.

Ya cuentan con almacenes en Almagro, San Vicente, Monte Grande y desde septiembre contaron con el Mercado de la Agricultura Familiar Campesina en Devoto.

Los precios que ofrecen en sus Almacenes nacen del trabajo colectivo. Dos veces al año cientos de productores agroecológicos se reúnen para discutir los precios de cada variedad y fijarlos por 6 meses.

¿Cuáles son las ventajas?

Desde la UTT demostraron que la agroecología es rentable para las familias productoras que mejoran sus condiciones de vida y, además, es popular ya que sostienen precios accesibles. “Así, reconstruimos la relación entre las familias productoras y las personas que necesitamos acceder a alimentos sanos a precio popular. Al visitar nuestros espacios de comercio directo, quienes consumen lo hacen de una manera responsable, con información detallada las verduras, frutas y productos cooperativos”.

Además, piden al Estado que se avance con una Ley de Acceso a la Tierra, que está cajoneada en Diputados. Esta ley es una especie de Procrear Rural que propone créditos blandos para acceder a la tierra en la que se trabaja. “Esto es fundamental para profundizar el camino hacia una alimentación agroecológica para todos y todas, posibilitando que las familias productoras mejoren sus producciones, la calidad de sus viviendas y el acceso a servicios”, explicaron.