Es por “la falta de alimentos y las pésimas condiciones en la que se encuentran las unidades penitenciarias de la Provincia de Buenos Aires”.

Presos de la Unidad Nº 1 de Olmos comenzaron hoy una “huelga de hambre” con el fin de manifestar su malestar ante la falta de provisión de alimentos y las malas condiciones en las que se encuentran las cárceles. “Estamos a papa y fideo”, contaron a un medio local el pasado miércoles y agregaron que no reciben “ningún complemento cárnico”, habitual en las dietas carcelarias.

Según explicaron, la medida se aplicará también en otras cárceles bonaerenses.

La Comisión Provincial por la Memoria hizo sucesivas presentaciones denunciando el estado de hacinamiento en que está inmerso el Sistema Penitenciario en la provincia de Buenos Aires dependiente del Ministerio de Justicia, a cargo de Gustavo Ferrari.

“Faltan colchones, alimentos y las condiciones de higiene son deplorables”, dijeron fuentes calificadas.

En ese mismo sentido, detallaron que los reclusos de Olmos deben turnarse para dormir ya que no hay camas ni colchones suficientes para todos los internos: “de 20 a 00 hay un turno para dormir, el restante es de 00 a 4 y de ahí hasta las 8 el último”.

Con estos fundamento, el juez José Nicolás Villafañe resolvió “prohibir a partir de la fecha el ingreso de nuevas personas privadas de libertad” en las cárceles mencionadas, por el plazo de 120 días “a fin que dichos establecimientos cumplimenten los estándares constitucionales de condiciones dignas de detención”.

Como segunda medida, ordenó al ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, al jefe y al director general de Asistencia y Tratamiento del Servicio Penitenciario Bonaerense, el cese del ingreso de nuevas personas privadas de libertad ante el posible egreso de las personas privadas de libertad que se encuentran alojadas actualmente en las unidades mencionadas.