Compartilo:

El rockero está acusado de haber abusado sexualmente de chicas menores de edad. El proceso en su contra comenzó el año pasado y está pronto a llegar a su fin.

El juicio por “abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores” contra Cristian Aldana, el líder de la banda musical El otro yo, suspendió este jueves una de sus últimas audiencias luego de que el abogado del cantante, Nicolás Grasso, amenazara con renunciar si su defendido, quien fue desalojado de la sala entre gritos, no podía ampliar su declaración antes de los alegatos.

Como en la sala se vivieron momentos violentos y fuera de lugar, los magistrados resolvieron continuar con el proceso la semana entrante, y que el próximo martes finalmente las querellas brinden sus alegatos.

Antes de este episodio, el tribunal integrado por Rodolfo Bustos Lambert, Ana Dieta de Herrero y Rodolfo Goerner había definido que se iniciaran esta mañana los alegatos de las querellas y que Aldana ampliara su declaración en la audiencia siguiente.

Cuando se le comunicó esta decisión, el rockero empezó a los gritos y para defenderse, dijo que no iba a avalar “este juicio trucho”. Como no estaba habilitado para declarar, rápidamente fue desalojado de la sala por efectivos del Servicio Penitenciario Federal, y como consecuencia del violento episodio, el letrado Grasso pidió un cuarto intermedio al tribunal para hablar con su defendido.

Sin embargo, cuando el abogado regresó, en lugar de haber calmado las cosas, dijo que iba a abandonar su defensa si su cliente no declaraba antes de que se hicieran públicos los alegatos.

En medio de esta tensa situación, el tribunal se enfrentó entonces al dilema de sostener su decisión de iniciar los alegatos y designar un defensor oficial en reemplazo de Grasso o acceder a la petición de suspender nuevamente este juicio que ya lleva más de un año.

Después de una breve charla en privado entre los jueces, se decidió suspender el proceso por esta semana, con la intención de que continúe el próximo martes pero con la asistencia de un defensor oficial de turno.

Anteriormente, Aldana tenía otro abogado, llamado Rodolfo Patiño, quien fue apartado por los jueces por haberse ausentado sin aviso de dos audiencias tras aplicarle dos multas de $11.000. En su lugar se designó a la defensora oficial Cecilia Durand, pero el acusado no la aceptó y reclamó entonces que se le permitiera nombrar al abogado penalista Nicolás Grasso, quien finalmente fue aceptado.

El caso

Aldana está detenido con prisión preventiva en el penal de Marcos Paz desde diciembre de 2016, luego de haber sido acusado por siete casos de abuso. Según denunciaron las víctimas, el cantante aprovechaba su fama para violar a chicas menores de edad, las cuales tenían entre 13 y 16 años.

El juicio que lleva a cabo el TOC 25 comenzó en mayo del año pasado, y por él ya pasaron 83 personas, entre testigos, peritos y víctimas. En las primeras audiencias, las denunciantes enumeraron abusos sexuales, violaciones con objetos, orgías no consentidas, contagio de enfermedades venéreas y una larga lista de prácticas humillantes a las que el músico las obligaba.

Por estas acusaciones, el sospechoso podría recibir hasta 20 años de prisión por cada caso, el máximo de la pena que establece el Código Penal.