La ciudad de La Plata se encuentran en fase 3, de acuerdo al cronograma de “cuarentena intermitente” dispuesto por el gobierno de Axel Kicillof.

Tras cuatro largos meses de espera, 38 distritos del Gran Buenos Aires reabrieron actividades que estaban prohibidas, como peluquerías, mudanzas, servicios jurídicos y contaduría, en el marco de la nueva fase 3 de la cuarentena.

En la apertura escalonada de actividades para los distritos del conurbano bonaerense dispuesta por el gobierno de Axel Kicillof en el contexto de la pandemia, el lunes 20 comenzaron a funcionar industrias manufactureras y el miércoles 22 fue el turno de los comercios de cercanía y de las agencias de juego oficiales.

De acuerdo a ese cronograma, desde hoy quedan habilitadas las peluquerías, las mudanzas, las actividades de servicios jurídicos y contaduría, y las de mantenimiento del hogar. Esto igualmente puede cambiar, debido a que en La Plata ya se analiza retroceder si siguen en aumentos los casos y las muertes por Covid en el GBA.

Días atrás, el Ministerio de Trabajo bonaerense aprobó el “Protocolo de Recomendaciones Prácticas para la Actividad de Peluquería”, que establece el funcionamiento con sistema de turnos previo exclusivamente y horarios escalonados de trabajo, así como normas específicas para la prestación de servicios, recepción y acceso de clientes, higiene ambiental y desinfección.

Además, prevé la obligación de capacitar a la totalidad del personal brindando recomendaciones de fácil comprensión para su incorporación en la tarea cotidiana sobre higiene personal y grupal (lavado de manos, desenvolvimiento dentro del local), uso del equipo de protección personal (indumentaria, protección facial plástica, barbijo, guantes), distancia entre los trabajadores, atención a los clientes, y medidas preventivas.

También dispone que los equipos de protección personal (EPP) -cuya provisión estará a cargo del empleador- son individuales y no deben compartirse.

Los municipios en fase 3 en el AMBA son los siguientes: Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Cañuelas, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Exaltación de la Cruz, Ezeiza, Florencio Varela, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz y La Matanza.

También se encuentran en esa instancia Lanús, La Plata, Lomas de Zamora, Luján, Marcos Paz, Malvinas Argentinas, Moreno, Merlo, Morón, Pilar, Presidente Perón, Quilmes, Roque Pérez, San Fernando, San Isidro, San Miguel, San Vicente, Tigre, Tres de Febrero y Vicente López, de acuerdo con la información oficial.

Actividad religiosa en fase 4 y 5
En tanto, los distritos que se encuentran en fase 4 y 5, donde está habilitada la actividad en templos, el gobierno bonaerense aprobó un protocolo de higiene y seguridad para la habilitación gradual de actividades religiosas.

El protocolo establece que “no se permitirá ningún tipo de celebraciones religiosas que impliquen la concurrencia masiva de personas, como por ejemplo misas, bautismos, casamientos, comuniones, bat mitzvah, bar mitzvah, iom kipur, shabat, rosh hashaná, año nuevo musulmán, ramadán, eid el fitr”.

“Las celebraciones religiosas podrán ser transmitidas desde cada establecimiento vía streaming, siempre garantizando una mínima presencia de personal religioso en los templos y un distanciamiento personal de al menos dos metros”, se aclara y agrega: “se prohíbe el saludo con besos, abrazos, apretones de manos y/o cualquier otra forma de saludo y/o demostración de afecto que implique el contacto físico entre personas; y las pilas de agua bendita permanecerán vacías”.

Se remarca que todas las personas presentes deberán usar barbijo, que el micrófono deberá estar cubierto con un film protector que será descartado luego de finalizada la ceremonia y que el ingreso de feligreses a los establecimientos religiosos sólo se permitirá con el fin de realizar oraciones, siempre que no se exceda el tercio de la capacidad del lugar.

“La permanencia dentro del establecimiento se establecerá por turnos de 20 minutos, dejando un tiempo de 10 minutos para limpiar e higienizar el lugar antes de que ingresen nuevas personas”, se añade y se establece que los lugares de culto a los que las y los feligreses podrán recurrir serán los de cercanía.

Se determina que el templo deberá contar con una puerta para el ingreso y otra diferente para el egreso de las personas, de modo tal de evitar aglomeración. Además, se deberá controlar la temperatura de los fieles en la entrada y dispensarse alcohol en gel a las personas autorizadas para ingresar.