En medio de la cuarentena por el coronavirus, el Gobierno dispuso cambiar por única vez el calendario de días no laborales de marzo. Cómo afecta a quienes trabajan pese al aislamiento obligatorio.

La pandemia de coronavirus obligó al Gobierno argentino a declarar una cuarentena obligatoria, inicialmente hasta el 31 de marzo pero que luego extendida hasta el domingo 12, lo que afectó a varios feriados.

Al principio, el pasado 19 de marzo, el presidente anunció el aislamiento social preventivo y obligatorio –con su primer fecha de finalización– para luchar contra el avance del virus COVID-19, que afecta a todo el mundo. Allí, explicó que para alivianar el impacto económico se modificaría por única vez el calendario de feriados de marzo.

Los cambios iniciales mantenían el lunes 23 como feriado puente y el martes 24 como el Día de la memoria, mientras que se anunciaba el lunes 30 como feriado puente y al martes 31 se correría el feriado del 2 de abril, por el Día de los veteranos y caídos en las Islas Malvinas.

Sin embargo, luego esto cambio y el Gobierno precisó que el lunes 30 no es un feriado puente sino un día hábil, con las restricciones propias del aislamiento social preventivo y obligatorio. No obstante, este 31 se mantuvo como feriado por el 2 de abril.

De esta manera, aquellos que trabajen ya sea de manera remota o habilitados por el decreto del aislamiento, pueden tener el día no laboral. A su vez, en cuanto a los servicios, funcionan el mismo cronograma de los feriados, aunque solo pueden utilizarlos únicamente a quienes quedaron exceptuados de la cuarentena.