Una joven se recuperó de Covid-19 y dió sangre dos veces para que le extraigan plasma. Barbara Piccardi estaba grave en terapia intensiva, recibió la donación y sanó casi de inmediato. Una historia que da el ejemplo.

El plasma convaleciente es una de las terapias más efectivas contra la enfermedad. Ellas son las puntas de una cadena que debe crecer: hay 4.788 recuperados y muy pocos donantes. Y cada uno de ellos puede salvar 9 vidas

“La mejoría fue inmediata gracias a los tratamientos que recibí”, explicó.

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA EN AIRE BONAERENSE