La Municipalidad de La Plata envió al gobierno provincial un pedido para la apertura del comercio platense. Fue a partir de un pedido sectorial ante la crisis económica producto de la pandemia de coronavirus.

Al respecto, Oscar Negrelli, secretario de coordinación de la comuna, habló con AIRE BONAERENSE exponiendo los argumentos del intendente Julio Garro para sostener la necesidad de avanzar con la reapertura.

“Lo que ha hecho el intendente ha sido dar un paso más en el sentido de lo que viene conversando con el mismo gobernador respecto a la necesidad de ir poniendo énfasis en la cuestión económica”, explicó, “vamos a tener 50 días ya del freno de actividades. Todos sabemos lo difícil que se está haciendo para los diferentes sectores”.

A su vez, Negrelli sostuvo que “el intendente entiende que en el caso del comercio minorista, en el caso de la industria local, no estaríamos hablando de sectores que generan la mayor movilidad de personas”.

Luego agregó que “en el caso de la ciudad de La Plata, eso está más vinculado a la administración pública provincial en sus tres niveles, y en todo el movimiento que se genera con la actividad escolar”.

“Sin ir más lejos”, agregó, “la cantidad de empleados de comercio de centros comerciales no deben superar las 9 mil personas. En el caso de la industria local, históricamente, esta es una ciudad más vinculada a la prestación de servicios, así que no es que tenemos masas y masas que van a los parques industriales a trabajar en distintos turnos”.

Además, el funcionario explicó que “por otro lado están incluidas las llamadas profesiones liberales, aquellas que no dependen del estricto funcionamiento del estado, como el caso de los abogados, pero el resto de las situaciones entendemos que puede haber una apertura pautada y monitoreada”.

“El intendente ha sido muy claro de que primero está la salud”, dijo para luego justificar que con el funcionamiento de la ciudad en este período, “el uso del tapa boca-nariz, el distanciamiento social, el respeto que ha habido en los comercios y en los transeúntes, ha demostrado que es posible que la ciudad haga esta primera apertura sabiendo que ante cualquier situación o modificación epidemiológica, rápidamente hay que volver a cerrar”.