El exfuncionario dijo que “hay que sancionar a los que abusaron de su poder para encarcelarnos y someternos”.

Tobillera. Fuentes del entorno del exministro confirmaron que ayer por la tarde De Vido se encontraba a la espera de que le fuera retirada la tobillera electrónica.

El Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1) ordenó la excarcelación del exministro de Planificación Federal Julio De Vido, quien se encontraba en prisión domiciliaria en el marco de la causa conocida como Río Turbio. A su vez, se ordenó que su libertad se haga efectiva de inmediato, informaron ayer fuentes judiciales.

Los jueces del TOF 1 dispusieron que el exministro de las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner sea excarcelado “bajo caución juratoria y con la promesa de someterse al procedimiento y de no obstaculizar la investigación”, a la vez que consideraron que su libertad no pone en riesgo la causa que se encuentra elevada a juicio oral.

Al recuperar su libertad, De Vido sostuvo en declaraciones televisivas que “se violó de forma sistemática el estado de derecho. Hay que sancionar a los que abusaron de su poder para encarcelarnos y someternos”.

Los magistrados Adrián Grünberg, José Michilini y Ricardo Basílico ordenaron que “la libertad” del exfuncionario y exdiputado se haga “efectiva el día de la fecha” y dispusieron que De Vido se presente hoy en los tribunales federales de Comodoro Py a firmar el acta de su liberación bajo caución juratoria.

Los jueces le mantuvieron, de todas formas, la prohibición de salir del país y dispusieron que el exfuncionario deberá comparecer en forma mensual ante el tribunal, según surge del fallo.

De Vido había sido detenido el 25 de octubre de 2017 por orden de la Cámara Federal porteña, en el marco de este expediente en el que se lo investiga por administración fraudulenta en contra de la administración pública por supuestos desmanejos con dinero público que debía destinarse a refacciones de la mina de carbón de Río Turbio.

En diciembre pasado, el TOF 7 había dispuesto su excarcelación en el marco de la causa de los cuadernos pero hasta ayer se encontraba cumpliendo prisión preventiva domiciliaria en su casa de Zárate (provincia de Buenos Aires), en el marco del expediente por el caso Río Turbio.

Fuentes del entorno del exministro confirmaron que ayer por la tarde De Vido se encontraba a la espera de que le fuera retirada la tobillera electrónica que lo mantenía bajo monitoreo permanente.

A pesar de que en octubre pasado le habían prorrogado la detención preventiva por seis meses, su defensa volvió a plantear la excarcelación bajo el argumento de que en los primeros meses de prisión domiciliaria el exfuncionario había cumplido con todas las condiciones y que existían peligros procesales.

El juez Grünberg insistió en el fallo de ayer que “corresponde tener en consideración que no existen elementos objetivos, que evidencien concretas posibilidades de fuga o de entorpecimiento de la investigación”.

Otros de los elementos ponderados fueron que “la fase principalmente investigativa ya ha culminado” y que “el representante del Ministerio Público Fiscal (Miguel Osorio) considera que las circunstancias del caso son insuficientes para denegar la soltura anticipada”.

En este caso se investiga el supuesto desvío de 200 millones que debían destinarse a la reactivación de la mina de carbón de Río Turbio (Santa Cruz) y otros de los acusados es el exfuncionario Roberto Baratta, que también había sido detenido y recuperó su libertad en diciembre, aunque todavía es controlado con una tobillera electrónica.

Télam