La medida ya comenzó a regir con el objetivo de limitar la circulación de personas durante el fin de semana largo.

El Poder Ejecutivo de la provincia de Buenos Aires ordenó suspender totalmente los servicios de transporte automotor interurbano. La medida es desde este viernes hasta las 24 horas del 24 de marzo y tiene el objetivo de prevenir la propagación del coronavirus en el marco de la cuarentena obligatoria.

Desde la Subsecretaría de Transporte bonaerense lanzaron la medida a través de la resolución 21 publicada en el Boletín Oficial. Allí se instruyó a los operadores de servicios automotor interurbanos de pasajeros a “reprogramar los servicios que se suspendan o reintegrar el importe de los pasajes dentro del plazo de cuarenta y cinco (45) días”.

“Para dar cumplimiento a las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación, los operadores deberán adoptar las medidas que resulten necesarias para evitar la aglomeración de pasajeros en las estaciones terminales de transporte automotor”, añadió la normativa dispuesta.

A su vez, se aprobó un protocolo “Plan de emergencia en el transporte terrestre automotor de pasajeros y de carga COVID-19” y otro de “Emergencia en el transporte fluvial”, en consonancia con las medidas adoptadas en jurisdicción nacional.

También se encomendó a la Dirección Provincial de Fiscalización de la Subsecretaría de Transporte “profundizar y adoptar las medidas que resulten necesarias con el fin cumplimentar” esas determinaciones y “establecer las excepciones por razones de carácter sanitario y/o humanitario y/o necesarias para el cumplimiento de tareas esenciales en el marco de la emergencia decretada”.