El equipo que se encargó de la limpieza pudo sacar unos 90 kilos de monedas del río Iguazú. Deberán concientizar para que dejen de poner en peligro a los animales.

Esta semana se realizó un trabajo de limpieza en el río Iguazú y lograron sacar unos 90 kilos de monedas que los turistas lanzan al agua como si fuese una fuente de los deseos, pero la realidad es que es perjudicial para los animales que lo habitan.

En la zona cercana al balcón de la Garganta del diablo, el personal que participó en las tareas de limpieza aprovechó que el río estaba bajo para hacerlo. “Los dos lugares más críticos son cerca de la Garganta del Diablo y a unos 200 metros antes de llegar al balcón. Este año nos sorprendió la cantidad (de monedas), porque el año pasado habíamos juntado menos de la mitad”, reveló el intendente del Parque Nacional Iguazú Sergio Valdecantos.

Aún no saben cuánto dinero es, pero notificaron que será donado a dos merenderos de la ciudad. A pesar de que el dinero hallado tendrá un fin solidario, los voluntarios mostraron preocupación: “Debemos concientizar a todos los turistas que esta práctica no solo contamina el agua sino también perjudica a los peces del lugar”.