Compartilo:

Tiene 10 años y desapareció el miércoles pasado en Punta Indio cuando volvió a la playa a buscar una muñeca.

Sigue la intensa búsqueda de Abril Caballé, la nena de 10 años que desapareció el miércoles de la semana pasada en Punta Indio cuando -según declaró su mamá- volvió a la playa del río para buscar una muñeca que se había olvidado. Su rastro se perdió en el balneario “El Pericón”, ubicado a pocos metros de su casa.

Personal del Ministerio de Seguridad bonaerense e Infantería, Prefectura y Bomberos continúan la búsqueda “casa por casa” en esa pequeña localidad de la provincia de Buenos Aires y siguen, a su vez, recorriendo la zona de la playa El Pericón.

El pasado miércoles por la tarde, la mamá de la nena, Magdalena, de 35 años, radicó la denuncia por su desaparición, en la que declaró que regresaba a su domicilio en las cercanías de El Pericón (Punta Indio) junto a Abril, cuando la menor volvió a buscar una muñeca que se había olvidado.

De acuerdo a su testimonio, al advertir que Abril no regresaba, fue a buscarla, pero ya no la encontró. La niña es de tez blanca, mide 1,30 metro, tiene contextura delgada, cabello castaño largo y al momento de desaparecer vestía buzo de lanilla verde con rayas negras con capucha y calza negra.

La denuncia por “averiguación de paradero” fue radicada en la comisaría local y en la causa intervino la Fiscalía 5 a cargo de Juan Mennucci, del Departamento Judicial La Plata.

En tanto, para dar con el paradero de la niña el ministerio de Seguridad de la Nación informó que por primera vez se resolvió activar el “Alerta Sofía”, un sistema de emergencia rápido a través del cual se difunde un afiche con información precisa del menor de edad desaparecido, que se activa solo en casos previamente calificados como urgentes y de alto riesgo inminente.

El Alerta fue nombrado así por el caso de Sofía Herrera, la nena que desapareció el 28 de septiembre de 2008 en Tierra del Fuego y cuya búsqueda sigue vigente.

En esa línea, la cartera de Seguridad de la Nación dispuso una recompensa de dos millones de pesos para quien aporte datos que permitan localizar a la nena. La Municipalidad de Punta Indio pidió a los habitantes “no acercarse” al lugar de búsqueda “para no entorpecer la labor del personal” abocado a las tareas.

“Continuamos con la búsqueda para encontrarla. Ahora se trabaja a pie, y puerta a puerta en un operativo que no se suspende por las condiciones climáticas que afectan la zona de Punta Indio”, informaron fuentes judiciales.

En total, unas 70 personas, entre policías, bomberos y vecinos, pasaron todo el día, sin descansar, tratando de encontrarla. La policía realizó un rastrillaje en la vivienda de Juan Carlos Farías -el cuidador del camping donde desapareció Abril- tras una denuncia que formuló la vecina Patricia Castañada en DDI de La Plata, quien aseguró que el cuidador había abusado sexualmente de sus dos hijas, que ahora tienen de 15 y 14 años, cuando tenían 7 y 6 años.

Fuentes policiales indicaron que “del análisis de las declaraciones testimoniales a compañeros y padres del colegio de Abril se desprende que la niña se quería ir de su casa y las diferencias que tenía con su madre”.

A ésto se agregan “las sospechas de Victoria Agüero, la vecina que vio por última vez a la menor y que ya había denunciado el maltrato que sufría por parte de su madre”.

Esta mujer, en julio, acompañó a la nena a realizar una denuncia contra su madre por “abandono”, ya que le negaba “medicamentos y ciertos alimentos” y dejaba que caminara “descalza, llena de barro y con la ropa percudida”.

La palabra de la mamá de Abril

Magdalena diálogo con Telefe Noticias y habló de la relación que mantenía con la menor. “No sé qué habrá pasado. No siento nada. Tal vez tengo tanto miedo, tanto dolor, que no sé cómo ayudar”,dijo y volvió a pedir por su aparición entre lágrimas.

“Fuimos a jugar al río después de la escuela. Habrá sido después del mediodía. Y entre que llegamos a casa y volvió para buscar la muñeca pasaron dos o tres minutos. En la playa había algunas personas y no me gustaba porque no hay tantos trabajadores que la conocen”, explicó.

Y sumó: “En general los que vivimos acá nos conocemos todos. No creo que me esté escuchando ni viendo. Sí en el corazón ella sabe todo. Entre nosotras era todo muy hermoso, con todo lo lógico de esta etapa de desarrollo. Hay mucho amor”.