Finalmente no habrá congelamiento por 60 días para el precio de los medicamentos, tal como pretendía el Gobierno en un intento por amortiguar el impacto de las subas que provocó la fuerte devaluación.

Tras casi un mes de negociaciones entre el Gobierno y los laboratorios nacionales y extranjeros, las partes dieron por concluida hoy la posibilidad de retrotraer los precios un 10% (un poco por encima del nivel previo a las elecciones primarias del 11 de agosto) y mantener sin cambios los precios de los remedios hasta el 30 de noviembre.

Los remedios acumulan un incremento de precio de 15% desde principios de agosto pasado, y ese aumento se debe en gran parte a la depreciación del peso tras las elecciones primarias, que fueron el 11 de ese mes.

“No hubo posibilidad de acuerdo porque CILFA y CAEME empezaron con dilaciones y chicanas, introduciendo en la discusión el ensanchamiento de la brecha entre los precios de los remedios que compra el PAMI y el resto”, explicó el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, acerca de las cámaras que representan a laboratorios nacionales y extranjeros respectivamente.

El Secretario, otrora Ministro de Salud, aseguró que el Gobierno propuso “un acuerdo voluntario en el que los laboratorios ponían su parte y el Estado también, con rebaja de impuestos y costo fiscal”, pero desde CILFA aseguraron que “las condiciones de volatilidad macroeconómica inviabilizaron la posibilidad de concretar un acuerdo”.

Voceros de la cámara de las farmacéuticas nacionales aludieron a “un cóctel imposible de abordar” entre las condiciones volátiles y “el tema de la deuda de la seguridad social acumulada con la industria”.