La nueva película de Marcos Carnevale y Adrián Suar llega a la plataforma de streaming. Una comedia que no llega a ser tal

Netflix estrenó una nueva producción argentina. Se trata de Corazón Loco, película del director Marcos Carnevale (Elsa y Fred, Corazón de León, El Fútbol o yo) y Adrián Suar, que no pudo estrenarse en cines debido a la pandemia de coronavirus y que, en cambio, sí lo hizo en la plataforma digital.

Desde el vamos, la propuesta es polémica. La sinopsis sostiene que “amar a dos mujeres no es fácil. Que se venguen es peor”. Lo que pretende ser una comedia entretenida no llega a ser ni una ni la otra: no sólo que no saca una sonrisa en los 180 minutos que dura, sino que, además, tiene una premisa que distrae todo el tiempo y que no para de hacer ruido.

La historia es simple: Fernando Ferro (Suar) es un médico traumatólogo, que tiene una doble vida: una familia en Mar del Plata (desde hace 19 años) y otra en Buenos Aires (desde hace 9 años). Dos esposas, hijos con ambas y dos trabajos. Una es Paula (Gabriela Toscano) con quien convive de lunes a jueves, y la otra es Vera (Soledad Villamil) con quien comparte desde el viernes hasta el domingo. Pero por un accidente, ambas se enteran de la verdad y comienzan su plan de venganza.

De principio a fin, el director, muchas veces en la voz de Suar, intenta convencernos de que Ferro es un incomprendido y no un mentiroso y manipulador, que Ferro ama a sus dos mujeres y no puede vivir sin ellas, que tiene el corazón tan grande que le permite amar más que a cualquiera.

Por otro lado, las engañadas víctimas de Ferro son pintadas como villanas por querer vengarse del dolor que el marido les ha causado. En mayor medida Villamil, quien, mujer de carácter y seguro, llega al punto de trenzarse en una absurda y para nada agradable pelea física con Suar.

En el caso de Toscano, su personaje es sumiso, una mujer que ama y no tolera ver sufrir a su esposo, a pesar de todo lo vivido. Pero lo que es peor es que es retratada como una mujer tonta, con “pocas luces”, todo el tiempo.

Ya al final de la tortuosa película comienza a sonar de fondo el tema “Corazón Loco” de Bebo Valdés y Diego El Cigala que dice “no te puedo comprender, corazón loco, no te puedo comprender, ni ellas tampoco”, intentando justificar una vez más el accionar de tan nefasto personaje.

Sin lugar a dudas Corazón Loco es una película fuera de este tiempo, pero no como sus realizadores quisieran.

Calificación: Regular