El intérprete británico, de 72 años, encarnó al atleta olímpico Harold Abrahams en el oscarizado filme de Hugh Hudson

El actor británico Ben Cross, conocido popularmente por su inolvidable interpretación del atleta olímpico Harold Abrahams en la película Carrozas de fuego (Chariots of fire,1981) falleció ayer martes en Viena, donde residía, a los 72 años tras una corta enfermedad, según informaron sus representantes.

Su hija Lauren escribió en su cuenta de la red social Facebook que su padre “llevaba un tiempo enfermo” pero que hubo un “rápido deterioro en la última semana”. Justamente Cross había terminado de rodar hacía diez días su papel de cardenal en la película de terror The Devil’s Light a las órdenes de Daniel Stamm, director de El último exorcismo.