Un comerciante de Quilmes que había sido secuestrado el martes pasado fue liberado este lunes luego de permanecer cinco días en cautiverio en una vivienda de Los Hornos. Los secuestradores recibieron 5.500 bitcoin, equivalente a 65.000 u$s.

Por el hecho, detuvieron a una sospechosa vinculada a uno de los cerebros de la banda, al tiempo que los investigadores ya identificaron a uno de los captores, el cual fue imputado por “secuestro extorsivo”.

El comerciante es dueño de un supermercado de Quilmes

El comerciante, dueño de un autoservicio ubicado en Quilmes, fue capturado el pasado martes 13, al ser interceptado por una banda de secuestradores cuando salió de su domicilio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y lo mantuvieron cautivo en Los Hornos.

Fuentes policiales y judiciales dijeron que a poco de iniciado el secuestro extorsivo, los captores comenzaron a realizar llamadas a sus allegados desde líneas telefónicas de Colombia y Venezuela para pedir un rescate a cambio de su liberación.

Tras permanecer casi cinco días en cautiverio, el comerciante fue liberado ayer por la banda, que cobró 5.500 bitcoin, equivalente a 65.000 u$s.

“El pago fue mediante el novedoso método de bitcoins”, confirmó una fuente vinculada a la investigación, que agregó que en el marco de la causa “hay una mujer detenida, vinculada a uno de los cerebros del secuestro”.

La causa está a cargo de la fiscal federal de Quilmes Silvia Carvallo, quien ordenó diversos allanamientos para dar con el resto de los miembros de banda de secuestradores y además solicitó la detención de un sospechoso que ya fue identificado, aunque aún no pudo ser localizado.

Las fuentes añadieron que en uno de los allanamientos, realizado en la localidad platense de Los Hornos, se pudo ubicar el lugar donde el comerciante permaneció cautivo, agregó un informante.

De la investigación participaron expertos de la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci) de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), de Cooperación Internacional de la Procuración General de la Nación, de las divisiones Operativa Sur y de Ciberdelitos de la Policía Federal Argentina (PFA), de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes y de la Policía de la Ciudad.