La Asociación Bancaria rechazó cuotificar el aguinaldo a estatales y exigió reforma impositiva “progresiva”

La Asociación Bancaria (AB) rechazó hoy el pago en cuotas del aguinaldo de junio a los estatales, reclamó que “se deje sin efecto” el decreto que así lo dispuso, se opuso a “la suspensión de la movilidad jubilatoria que el anterior gobierno convirtió en regresiva” y exigió una reforma impositiva “progresiva”.

Un documento del Secretariado General Nacional que lidera Sergio Palazzo, titulado “Así no”, rechazó en representación de los bancarios de todo el país “la inconducente decisión de pagar el Sueldo Anual Complementario (SAC) en cuotas a los estatales que perciben salarios que ya sufren un injusto castigo impositivo sobre ingresos que tienen absoluto carácter alimentario”, aseguró.

“Es preciso que el decreto respectivo se deje sin efecto, en tanto se iniciaron las acciones judiciales pertinentes”, puntualizó el gremio en el documento.

El gobierno oficializó la decisión de abonar en cuotas el medio aguinaldo de junio a los empleados públicos nacionales cuyo SAC supere los 40 mil pesos brutos, en el contexto de las restricciones fiscales impuestas por el coronavirus.

Palazzo y Eduardo Berrozpe, secretario de Prensa, dijeron que “las relaciones laborales en el sector bancario están comprendidas en el régimen de negociación colectiva y regidas por el convenio colectivo de trabajo 18/75”.

“Los poderosos sectores económicos beneficiados por las irresponsables decisiones de cuatro años de macrismo, los profugadores de capitales y evasores impositivos, los beneficiarios de blanqueos, los formadores oligopólicos de precios y los subfacturadores de exportaciones son quienes deben pagar, responder y aportar a la superación de la grave crisis”, indicaron desde la Bancaria.

Por lo mismo, la entidad sindical sostuvo que para ello “es necesario sancionar el impuesto a las grandes fortunas y producir una urgente y verdadera reforma tributaria progresiva”, a la vez que respaldó “la mayor firmeza” ante “la extorsión de las corporaciones que deben hacerse cargo de haber financiado un esquema económico que sabían inviable, porque ninguna deuda puede ser abonada a costa de los ingresos alimentarios de los trabajadores”, aseveró el sindicato.

Los dirigentes nacionales rechazaron “la suspensión de la movilidad jubilatoria” y cuestionaron “la demora en sancionar la necesaria ley sobre el aporte de las grandes fortunas en la emergencia”, en tanto consideraron que “ese retraso no puede ser pagado por los trabajadores”, puntualizaron Palazzo y Berrozpe.

“La Bancaria rechaza cualquier medida de ajuste sobre los trabajadores con o sin empleo formal, activos o jubilados. Fue su histórica postura. Desde ella es su respaldo al gobierno, que debe enfrentar la conmoción actual con los ineludibles principios de justicia social. La decisión de cuotificar el aguinaldo es contradictoria con la demora para sancionar la ley sobre el aporte de las grandes fortunas, que no pueden pagar los trabajadores”, concluyeron los dirigentes.

(Télam)