El terrible episodio ocurrió en la casa del homicida, en 54 entre 148 y 149. Según contaron los testigos del hecho, el motivo se desató porque “le pidió un porro  y no se lo quiso dar”. El hombre quedó detenido.

La historia que se cuenta en el sector de Los Hornos donde un muchacho de 20 años fue asesinado de un cuchillazo en la cabeza es que “la ligó de rebote”, ya que el arma blanca habría tenido como destinatario a su primo, en medio de una pelea que éste mantenía -dicen -con su padre, por un cigarrillo de marihuana.

El acero de la hoja se incrustó en la cabeza de Gonzalo David Giacoy (20), quien llegó a sacárselo antes de que lo trasladaran al hospital, donde murió ayer a la madrugada. El acusado, en tanto, ya está detenido, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 18 del último viernes en 54 entre 148 y 149, cuando Gonzalo estaba en la casa de su primo de 18 años, lindera a la suya, y fue testigo involuntario de una áspera discusión.

Según contaron familiares de la víctima, el sangriento incidente se desencadenó con la llegada del padre del adolescente, tío de la víctima, de 44 años.

Según publicó Diario El Día, el motivo por el cual el hombre arrojó el cuchillo contra su hijo fue porque “le pidió un cigarrillo de marihuana y el chico no se lo quiso dar”.

El cruce verbal entre padre e hijo fue subiendo de tono hasta derivar en una agresión física, según la versión de la familia. Al respecto, Disante apuntó que el atacante había llegado con “la mirada extraviada” y “se terminó agarrando a trompadas con su propio hijo”.

Cuando parecía que el incidente no tendría otro saldo que un par de hombres golpeados, el mayor de los implicados agarró enfurecido un cuchillo y comenzó a correr a su hijo por todo el terreno”.

A los pocos metros, el joven de 18 años resbaló en el preciso instante en que su padre, contrariado por no poder darle alcance, “le tiró un cuchillo”, con tanta mala suerte que no fue a parara al piso, sino en la cabeza de Gonzalo, que estaba en la escena como un espectador ajeno al conflicto.

Posteriormente fue trasladado de urgencia al hospital de Melchor Romero. Fuentes policiales ligadas a la investigación del trágico caso, informaron que debido a la gravedad de las lesiones que le provocó el arma blanca, Gonzalo fue sometido a diversas intervenciones quirúrgicas.

Sin embargo, pese a los esfuerzos de los médicos que lo atendieron por salvarle la vida, el joven murió alrededor de las 4 y media de la mañana de ayer.

Los mismos voceros explicaron que la víctima “tenía la arteria principal del cerebro dañada”, circunstancia que resultó decisiva en el complejo cuadro de salud que presentaba.

Mientras tanto, una comisión policial de la comisaría Tercera salió a buscar al imputado por el homicidio, luego de tomar diversas testimoniales.

Diversas averiguaciones que efectuaron los pesquisas posibilitó conocer que intentaba permanecer oculto en una obra en construcción de 49 entre 147 y 148, tras escapar de su casa.

Pero la maniobra no le dio resultado: rápidamente los oficiales lo descubrieron y lo arrestaron.

En su poder le secuestraron el arma blanca ensangrentada que el acusado habría querido usar contra su hijo y terminó matando al sobrino.

Los policías al mando de Cristian Digiácomo se incautaron también de una bicicleta de color naranja con la que el tío de Gonzalo se dio a la fuga, hasta ser encontrado y detenido.

En la seccional de Los Hornos, donde inicialmente habían instruido una causa por “lesiones”, la recaratularon como “homicidio”.