Compartilo:

Se trata de Sabrina Belmonte quien admitió haber sido víctima de violencia de género y dijo que lo que vivió “jamás en mis 27 años imaginé”.

Sabrina Belmonte, la joven que el domingo resultó baleada por su ex novio policía y que de
milagro salvó su vida, recibió el alta médica, admitió haber sufrido violencia de género,
agradeció las distintas muestras de solidaridad y apoyo y admitió que lo que vivió “fue una
locura, algo irreal y todavía lo es en mi cabeza”.

Belmonte resultó con heridas en la mano derecha y una pierna después que su ex novio,
identificado como Max Godoy, quien cumplía servicios en La Matanza y fue desafectado de
la fuerza tras este violento episodio, lo mismo que una vecina que intentó auxiliarla tras
efectuar al menos ocho disparos contra la vivienda de Belmonte.

Recordamos que Godoy protagonizó un verdadero raid de violencia, ya que además de balear el frente de donde vive Belmonte, en 72 entre 2 y 3, fue hasta 83 y 13, donde vive la mamá de Sabrina, y abrió fuego, provocándole heridas a la mujer y también a su nieta de 12 años.

En las últimas horas, Sabrina se refirió a lo que vivió el domingo último y eligió las redes
sociales para hacerlo: “Los que me conocen saben que no soy de exponerme demasiado, que no me gusta, pero me toco vivir una situación que jamás en mis 27 años imagine. Fue una locura, algo irreal y todavía lo es en mi cabeza, muchísima gente vio lo que pasó, el dolor de mi familia, el dolor de mi Papá que salió a hacer frente a esta pesadilla…

Yo sufrí violencia de género, es muy difícil decirlo y aceptarlo, pero fue mi realidad, pero ya
no más. Es algo que el tiempo irá dejando atrás, no lo minimizo, pero hablar lo justo y
necesario es una forma de autocuidarme a mi misma de toda esta locura.