La Plata: arranca juicio por femicidio de Claudia Salgán

Un empleado metalúrgico que practicaba artes marciales será juzgado desde este lunes por el femicidio de su esposa, una instructora de fitness que en mayo de 2015 fue golpeada y apuñalada con un destornillador en su casa de la localidad platense de Gonnet.

El debate estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Plata mientras que Marcelo Núñez (48) llega detenido e imputado del “homicidio calificado por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre a una mujer mediante violencia de género” de Claudia Salgán (40).

Según las fuentes, el juicio se llevará a cabo los días 6, 7 y 8 de este mes a partir de las 10, en el edificio judicial situado en calle 8, entre 56 y 57, del centro platense.

A través de la red social Facebook, en la que familiares y amigos crearon la página “Justicia para Claudia Salgán: en lucha contra el femicidio”, se pidió a la comunidad que acompañe el proceso “para exigir y garantizar justicia” y se convocó a una radio abierta que se llevará a cabo hoy de 10 a 15 en la puerta del tribunal.

De acuerdo al procesamiento dictado en agosto de 2015 por el juez de Garantías de La Plata Pablo Masi, a pedido del fiscal de instrucción Marcelo Romero, el hecho ventilado en el debate ocurrió “en las primeras horas del 8 de julio” de aquel año, “en el domicilio conyugal de 493, entre 132 y 133”, de Gonnet, cuando “un hombre asestó golpes y puñaladas con un destornillador a su mujer, con intenciones de causarle la muerte”.

También se precisó que la mujer murió anoche “luego de ser intervenida quirúrgicamente en el Hospital de Gonnet y como consecuencia de las graves heridas”.

“La víctima ingresó al Hospital por la mañana y, al constatarse que había ingresado sin signos vitales, se le habían practicado maniobras resucitatorias y sometida a una intervención quirúrgica”, se afirmó en la resolución judicial.

Además, los médicos constataron que Salgán presentaba “una gran cantidad de lesiones, golpes en la cabeza y puñaladas en el pecho, que la pusieron en serio peligro de muerte” y que murió “tras una corta agonía”.

Si bien, dentro de un estado de shock, el acusado “brindó una versión inicial de un robo, habló de la agresión de un tercero, ese relato era a las claras inverosímil y se quebró”, explicaron fuentes de la causa.

“Creemos que tuvo un ataque de celos ya que la víctima no quería prolongar el vínculo que parecía desgastado”, añadieron los voceros consultados.

Al momento del femicidio, Salgán trabajaba como instructora de fitness, mientras que Núñez era empleado en una metalúrgica de La Plata y practicaba artes marciales mixtas.

Los vecinos que declararon como testigos contaron que el matrimonio tenía tres hijos y que no era la primera vez que protagonizaban escenas de violencia.

En un primer momento de la investigación se indicó, además, que durante el ataque, el femicida intentó ahorcar a la víctima con una bufanda.

Por su parte, desde su página en Facebook, sus familiares y amigos recordaron a Claudia como una mujer “emprendedora y luchadora como muchas” que, “al igual que su familia, había naturalizado un contexto de violencia machista”.

En ese sentido, señalaron que unos meses antes del femicidio, la mujer le había anunciado al ahora imputado su intención de separarse, ante lo cual, Núñez le habría manifestado luego a la madre de Claudia que él no iba a “quedar como un pelotudo”.

“La muerte violenta de mujeres por razones de género no son una sumatoria de casos aislados, esporádicos o episódicos de violencia, sino que es parte de una situación estructural, donde el Estado tiene la obligación política de intervenir”, señaló un comunicado de dicha página.

Y añadió: “En este caso, el imputado no niega haber matado a Claudia. Niega que haya sido un femicidio alegando que la víctima trabajaba fuera de la casa y él entonces cocinaba”.

Right Menu Icon