La pena obedece a la comisión del delito de peculado y se suma a una pena anterior de 15 años por el delito de abuso sexual agravado

En el día de ayer, la Corte Suprema de Justicia de la Nación al desestimar el recurso presentado por el defensor particular del sacerdote Julio César Grassi, convalidando así lo decidido por la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires.

De este modo, quedó firme la sentencia dictada por el Tribunal en lo Criminal n° 3 de Morón que condenó a Grassi a la pena de dos años de prisión en suspenso y costas, por resultar instigador del delito de peculado de caudales equiparados a públicos en relación a un hecho vinculado a la administración de fondos de la Fundación Felices los Niños.

La decisión adoptada por el máximo tribunal de la nación, se basa en el incumplimiento de requisitos formales establecidos en la Acordada 4/07, como la falta de copias simples de la decisión impugnada mediante el recurso extraordinario federal y del escrito de contestación del traslado previsto en el art. 257 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

Fuente: Palabras de Derecho