Compartilo:

El gobernador explicó que no hubo acuerdo con los tenedores de bonos y que iniciará el proceso de reestructuración de la deuda en moneda extranjera.

La provincia de Buenos Aires no alcanzó el consenso necesario para evitar el default mañana, por lo que decidió usar recursos propios para hacer frente al vencimiento. El gobernador Axel Kicillof afirmó en una conferencia de prensa: “La mejor solución posible es usar los recursos que hemos recaudado en estos días y afrontar el vencimiento con recursos propios de la provincia, sin asistencia del Gobierno nacional”. Es una marcha atrás respecto de la posición original de que no contaban con los recursos para hacer frente al pago. También anunció el inicio del proceso de reestructuración de la deuda en moneda extranjera del distrito.

La provincia necesitaba conseguir el 75% de consenso de los acreedores para postergar hasta mayo el pago de USD 250 millones del vencimiento de uno de sus bonos, pero no alcanzó ese umbral de aceptación.

Todo había comenzado con una solicitada, el 14 de enero, con la oferta inicial –postergar todo hasta el 1 de mayo– y la idea de que “era eso o nada”.

“Necesitamos iniciar ya una reestructuración porque de la deuda que se tomó en los últimos 4 años el 94% de los vencimientos son este año”, dijo Kicillof. Ante la negativa de un fondo con capacidad de bloquear no se mostró predispuesto a acordar, tomaron medidas para afrontar la deuda porque “el objetivo principal siempre fue no caer en default”, explicó Kicillof.

Antes de anunciar el pago y el inicio del proceso de reestructuración, el gobernador criticó a la gestión anterior. Entre otros argumentos, citó al ex presidente Mauricio Macri, cuando el ex mandatario contó: “Yo les decía a mis funcionarios, ‘cuidado, nos vamos a ir a la mierda’ y ellos me decían ‘tranquilo'”.

“Endeudaron al país y la provincia en un grado que es absolutamente irresponsable y lo sabían las autoridades”, dijo Kicillof.

El gobernador no se privó contar en detalle cómo el fondo Fidelity impidió un acuerdo que permitiera postergar el pago del vencimiento hasta el mes de mayo. “Hubo un fondo de inversión que dice tener el 25% o más, es decir, la capacidad de bloquear. Todas las conversaciones dependen de las charlas que se pueden tener con ese grupo. Esto se llama en términos técnicos posición bloqueadora. Este fondo de inversión no tuvo esta misma actitud constructiva, no tuvo este diálogo. En concreto lo que ofrecía es cobrar todo pero en cuotas. Eso no constituye una solución para la provincia. No era una solución, no servía”, contó. Ante la pregunta de un periodista, además, confirmó que se trataba de ese fondo en particular.

“Acabamos de tener también una conversación 15 minutos antes del cierre, tampoco la podíamos extender. Hubo una charla en la que no participé pero ofrecieron lo mismo, así que era inaceptable”, concluyó.

También reveló que consiguió el consenso de tenedores con el 50% de la emisión del bono, por debajo del umbral mínimo necesario.