“En dicha cirugía se ha procedido a la exéresis del fragmento”, se explicó en un comunicado subido a las redes sociales.

Resiliencia es, posiblemente, la cualidad que mejor describe a Juan Martín Del Potro. Esa capacidad para superar situaciones traumáticas y que ponen en jaque su carrera como tenistas una y otra vez sumó esta semana un nuevo desafío: la nueva rotura en la rótula de la rodilla derecha. Finalmente, este sábado el tandilense fue operado.

La lesión en la rótula derecha llegó tras un resbalón en el torneo de Queen’s, pero es algo que venía complicándolo hace tiempo. En Shanghai 2018 sufrió un golpe en la zona, día de la primera fractura de rótula. No se operó, sino que llevó a cabo un tratamiento alternativo. Regresó en Delray Beach, este año, y volvió la molestia, por lo que tuvo que frenar. En mayo regresó en Madrid, y el pasado jueves, otra vez la mala fortuna.

El tenista que supo ganar el US Open (2009) y la Copa Davis (2016), más dos medallas en Juegos Olímpicos (plata en Río 2016 y bronce en Londres 2012), entre otros títulos, contó que buscó la “la mejor opción pensando en mi salud y en mi rodilla, y no en el tenis”. La raqueta deberá esperar.