Sebastián Mac Dougall es uno de los cuatro choferes que fueron detenidos en la noche del 3 de abril por participar de un conflicto gremial en la línea Este. A fines de abril pudo salir de la cárcel para asistir al nacimiento de su hijo que ahora tuvo que ser internado porque padece problemas respiratorios.

“Felipe ingresó por un cuadro grave ya que no podía respirar, se ahogaba y devolvía la leche que tomaba. Este cuadro se suma a lo que estamos viviendo ya que Felipe presenta dificultades en su desarrollo desde el embarazo. El trágico 3 de abril, cuando se llevan preso a Sebastián nos marcó”, aseguró Gisele, pareja del chofer y madre del recién nacido.

Semanas atrás, Mac Dougall y los otros tres choferes procesados recibieron el beneficio de la prisión domiciliaria, con salidas laborales. Sin embargo, continúan procesados por el delito de “concurso de daños con coacción agravada”, por el que les puede caber una pena de hasta 15 años de prisión.

“Lo llevamos primero al Hospital de Niños y ahí dieron la orden para la internación en la clínica Ipensa. Era importante ver que no empeorara el cuadro en que se encontraba. Esta mañana amaneció mejor y esperamos el parte médico”, relató la madre del niño.

Y agregó: “Felipe paga con su salud por esta injusticia del sistema de ‘justicia’, como pagamos todas las familias. El gobierno debe garantizar todo para que nuestro bebé avance y se desarrolle. Y mejorar las condiciones de salida laboral y familiar de Sebastián por las restricciones que tiene con la detención domiciliaria para ver a nuestro hijo internado”.

Fuente: infoblancosobrenegro.com