Desde una camioneta, pasó a bendecir viviendas en Semana Santa tras pedir donaciones para la parroquia de Nordelta. Dejó el CBU y aclaró que acepta pago por QR.

Un insólito episodio tuvo lugar esta Semana Santa en el barrio de Nordelta, donde el párroco de la Sagrada Familia envió una carta por mail a los vecinos solicitando donaciones para la parroquia mediante transferencias bancarias y pasó a bendecir casas transportándose en una camioneta 4×4.

A través de un escrito enviado vía mail a los vecinos de Nordelta , Damián Rodríguez Alcobendas informó cómo iba a ser el procedimiento para bendecir los hogares: “La idea es pasar como sacerdote, ya que estoy autorizado a circular, por todos los barrios con una camioneta. Iría parado en la caja, (perdonen si parece un poco ridículo), para poder bendecir desde allí a las casas y a la vez respetar las normas sanitarias de distancia y aislamiento ”, indicaba la carta escrita en primera persona.

Según indicaron los vecinos, el párroco recorrió los barrios de La mansa, Lago escondido, Islas de golf y Santa Bárbara, y solo ingresaba a aquellas casas que tuvieran un altar colocado en sus puertas.

Aquellas que hayan preparado un pequeño altar en su puerta y esté la familia reunida. En ese altar/mesita sugiero poner un mantel y, si es posible, una imagen de la Virgen y tener ramos. Estos no necesitan ser de olivos, obligatoriamente, sino los que puedan. Así bendeciré solo a esas casas que, a través de este gesto, me lo estén pidiendo. Me parece que debo respetar a los que piensen distinto por el motivo que sea y no desean esa bendición”, sostuvo.

Tal como se puede ver en las imágenes, el cura no utilizó un barbijo, algo que en el partido de Tigre es obligatorio desde el jueves, así como el uso de protectores faciales, tapabocas y/o mascarillas en la vía pública para limitar la propagación del coronavirus.

Además, ante la imposibilidad de recolectar aportes durante la colecta de las misas, y ante la falta de aportes del Estado, solicitaron donaciones a realizar por código QR o transferencia bancaria “para poder seguir enfrentando los gastos tales como sueldos, luz, mantenimiento y aportes a otras parroquias más humildes”.