Compartilo:

Así lo manifestó Héctor Polino, titular de Consumidores Libres, tras conocerse los números publicados por el INDEC.

El INDEC dio a conocer el IPC correspondiente al mes de septiembre de 2020, que resultó 2,8%. En términos interanuales el incremento fue de 36,6% mostrando un fuerte proceso de desaceleración inflacionaria.

Al respecto, Héctor Polino, titular de Consumidores Libres, habló en AIRE BONAERENSE y dijo que “son aumentos muy importantes, muy elevados, sobre todo en un momento muy especial de la vida del país”. Luego señaló que “el problema fundamental es la falta de controles”.

Polino explicó el contexto actual en el que “están congeladas las tarifas de los servicios, estuvieron congelados los precios de los combustibles, los peajes, en momentos en los que los salarios de los trabajadores no aumentaron, en que ha disminuido el consumo como consecuencia del poder del trabajo de muchas personas, de otros que ganan muchísimo menos de lo que ganaban en los meses anterior a la cuarentena, que se produzca este proceso inflacionario es alarmante”.

En ese sentido, explicó que “los productos que más se consumen, a Consumidores Libres le dio un aumento superior” al que informó el INDEC.

Además, señaló que “nueve productos de almacén tuvieron un aumento del 2,68%, pero 8 de frutas y verduras un 10,20%”. Polino no tardó en recordar que “está vigente el programa de precios máximos y de precios cuidados”.

En cuanto a por qué se dan los aumentos en este contexto, “hay varias razones: de carácter especulativas, aumento por las dudas; el dólar, y la falta de controles por parte de las autoridades”.

“Hay que analizar que antes de la epidemia que vive el mundo, desde hace varios años la Argentina había consolidado el tercer lugar del mundo por el índice inflacionario”, dijo, “sólo dos países tenían una inflación mayor que la Argentina”.

Polino criticó que “siempre hay alguna razón para justificar los aumentos de precios” y sostuvo que “el proceso inflacionario lamentablemente va a continuar en ascenso”.

“El problema fundamental es la falta de controles”, señaló y se preguntó: “¿se están involucrando realmente los intendentes de cada municipio para controlar los precios?”.

“Lo que no hay es controles por parte de las autoridades y las posteriores sanciones”, cuestionó al tiempo que señaló que “hoy 28 grandes grupos económicos de capital extranjero concentran el 80% de la producción de los productos de la canasta básica”.

Al respecto, expresó que “si hubiera voluntad política no es tan complicado controlar a 28 empresas”.