Estaba en brazos de su madre y recibió un balazo en la cabeza. Fue trasladada de urgencia a hospital de Avellaneda pero lamentablemente no pudieron salvarle la vida. 

Una beba de cinco meses fue asesinada este jueves de un balazo en la cabeza durante una pelea entre bandas en Dock Sud, partido de Avellaneda. Hay dos detenidos.

El hecho ocurrió alrededor de las 13, en la calle Manuel Estévez al 1000, donde la víctima se encontraba en brazos de su madre, quien realizaba unas compras.

Fuentes judiciales y policiales informaron a la agencia estatal Télam que en esas circunstancias, un grupo que vive en uno de los monoblocks del barrio atacó a tiros a otras de las torres de departamentos habitada por una banda con la que está enfrentada, la que también respondió con disparos.

Uno de los balazos efectuados impactó en la cabeza de la beba de cinco meses, quien fue trasladada de urgencia por su padre al Hospital Fiorito de Avellaneda, donde los médicos constataron su muerte a raíz de una herida en el hemisferio izquierdo con estallido de cráneo.

DETENIDOS

En tanto, efectivos de la comisaría de Dock Sud comenzaron a investigar el crimen a través de testimonios de los vecinos y así establecieron que el ataque había sido cometido por al menos dos jóvenes que efectuaron seis disparos contra la Torre 5.

Los investigadores determinaron que una banda liderada por un joven conocido como “Marianito”, quien todavía está siendo buscado, mantuvo días atrás otro tiroteo con un grupo rival.

“En represalia fueron a buscarlo hoy y en el enfrentamiento hubo como diez tiros pero, por la trayectoria de la bala, los disparos de ‘Marianito’ nunca pudieron haber dado en la nena”, añadió la fuente.

Tras entrevistarse con los testigos presenciales que señalaron a dos jóvenes como los autores del homicidio, los fiscales del caso, Elbio Laborde y Solange Cáceres, dispusieron una serie de allanamientos en la Torre 3.

Personal policial aprehendió a dos jóvenes, identificados como Iván Amarilla y Hernán García, ambos mayores de edad, como sospechosos de haber efectuado los disparos, uno de los cuales mató a la beba, y este viernes serán indagados por el delito de “homicidio calificado por el uso de arma de fuego”.

Además, los efectivos secuestraron una pistola calibre 9 milímetros compatible con el proyectil que quedó alojado en el cráneo de la víctima.