Una joven denunció que fue citada para una entrevista laboral y el supuesto empleador la acosó y la quiso obligar a tener relaciones sexuales con él a cambio de darle el empleo.

El pasado miércoles, Florencia P. fue contactada por una mujer a través de Facebook para realizar una entrevista laboral por un puesto de playera en una estación de servicio. A los pocos minutos, un tal Nicolás Martínez la llama por teléfono y le hace una serie de preguntas habituales en cualquier interviú de trabajo. Tras terminar la charla, el hombre la cita a una oficina de calle Storni Nº 54 esquina Francia, del Cruce Varela, para continuar la entrevista personalmente.

“Eso me pareció raro, pero en desesperación de encontrar trabajó no le di mucha importancia”, explicó Florencia en su descargo vía redes sociales, donde además relató la horrible secuencia que tuvo que vivir dentro de esa oficina: “Llego y me entrevista Nicolás Martínez y me dice que para ‘pasar’ tengo que llegar al 70% pero que llegué al 50% y su pregunta fue: ¿Qué estás dispuesta hacer para llegar al 70%?”. Indignante.

Nicolás Martinez, el acosador

Florencia le respondió que no sabía, que para ella “estuvo bien la entrevista”. Pero el depravado insistió y continuó con su hostigamiento.

Martínez (si es su verdadero nombre) en ese momento “miró su parte intimita, dándome a entender que quería tener relaciones”, explicó la victima. “Obviamente me negué, insistió más de una vez y en una me dice: bueno algo rápido (cómo para que le haga sexo oral) le dije que no y me volvió a preguntar qué, que iba hacer para llegar al 70%”.

Y el acoso siguió: “Les juro que en ese momento sentí mucho miedo, nervios, no sabía que hacer, le dije que lo deje en 50% que no pasaba nada, yo solo quería que termine de una vez y poder irme de ahí. Siguió insistiendo y me seguí negando, hasta que se dio cuenta que de verdad no iba a tener relaciones con el por un puesto de trabajo, me puse el barbijo agarré mi cartera como para irme y me dijo: no para… anotó la fecha en mi currículum, firmó y me dijo que había quedado, que en la semana me iban a estar llamando, que no por qué no quise hacer nada con el no me iba hacer pasar, que solo me estaba poniendo a prueba a ver hasta donde llegaba yo para conseguir trabajo”.

“A todo esto ya le había cambiado la voz y se volvió un chabón ‘decente’ por así decirlo. Ya no se reía ni me hacia caritas. Cuando me dijo eso se paró y ahí me puse toda nerviosa pensando que me iba hacer algo, me paré y me puse al lado de la puerta como para irme, me quedo mirando, yo agache la cabeza y ahí bajamos. Me abrió la puerta, me dijo que en la semana íbamos a vernos, no le dije nada y me fui”, concluyó Florencia con su relato.

Tras hacer su descargo y escrache en las redes sociales, la joven ya se encuentra realizando la denuncia penal para que el depravado no siga acosando a mujeres a cambio de un puesto de trabajo.

La puerta del edificio donde ocurrió todo. Storni al 54

“Por favor no se dejen engañar, no tiene que hacer nada de esas mierdas para trabajar, siempre va aparecer algo y se que hay muchas que en la desesperación acceden, no las juzgo pero nadie se merece hacer eso por trabajar, siempre va aparecer algo chicas, por favor cuídense y no sean como yo, antes averigüen bien y vayan acompañadas”, recomendó la victima.

“Por suerte no me pasó nada, podría haber sido peor, así y todo no hay minimizar la situación. Estoy segura que no soy la primera y eso es lo peor, pero ojalá sea la última”.