Compartilo:

Tras una semana internada en estado crítico, la oficial Débora Yanet Giménez (26), murió el pasado domingo tras ser hallada con un balazo en la cabeza.

Una mujer policía murió ayer luego de permanencia internada por herida de arma de fuego.

El pasado 5 de enero, efectivos del Destacamento local acudieron al domicilio de Débora Yanet Giménez por un llamado al 911, a las 3.40 de la madrugada, por parte del marido de la víctima tras encontrarla con una herida de arma de fuego a la altura de la sien, del lado izquierdo.

El hombre les relató a los uniformados que había mantenido una discusión con Débora, quien al momento del hecho estaba franco de servicio de la UPPL San Martín y vestida de civil. De acuerdo a la declaración de él, la mujer fue hacia el baño, donde se efectuó un disparo con su arma reglamentaria.

Según la madre de Gimenez, madre de una nena (6), ella “nunca hubiese hecho algo así”; mientras que la hermana aseguró que la víctima la llamó a las 3.15, minutos antes del disparo, y escuchó “gran parte de una discusión” de la pareja.

Otro dato que sostiene la acusación de femicidio es que la bala ingresó por el lado izquierdo de la cabeza y la policía era diestra.

El fiscal de la causa, ordenó que personal de la Policía Científica de esa jurisdicción realice los peritajes correspondientes, entre ellos un barrido electrónico de pólvora en las manos de su esposo.

Persquisas secuestraron la pistola 9 mm de la mujer los cotejos balísticos correspondientes, entre otras medidas.