Su esposo y femicida está internado en terapia intensiva por intentar suicidarse.

La comunidad de Pilar está conmocionada por el femicidio de Laura Sirera, ex candidata a concejal por el Frente de Todos y referente política local, asesinada a martillazos por su por su pareja, Matías Bernal.

Algunos dirigentes políticos manifestaron sus condolescias y exigieron justicia a través de las redes sociales, como Malena Galmarini, flamante presidente de Aysa, quien afirmó en su cuenta de Twitter: “Nos siguen matando. En esta oportunidad, la víctima fue la compañera Laura Sirera. Su femicida Matías Bernal, el padre de sus hijos. ¿Cuántas más van a ser? Tenemos que avanzar a paso firme sobre esta emergencia”.

El actual intendente de Pilar, Federico Achával, también compartió en su cuenta: “Dolor por el femicidio de Laura Sirera. Irreparable pérdida de una compañera y militante de gran vocación social. A sus familiares y amigos, toda la fuerza”.

El ex intendente de Pilar, Nicolás Ducoté, expresó su pesar por el asesinato de Sirera. En su cuenta de Twitter, la reconoció como “una joven líder, militante incansable y una servidora pública comprometida”. “Mi pesar y acompañamiento a la familia, amigos y compañeros de Laura Sirera, asesinada anoche. Pilar en duelo por el femicidio de una madre de dos hijos, una joven líder, una militante incansable y una servidora pública comprometida”, recordó.

Otros referentes, así como movimientos sociales, políticos y feministas manifestaron su dolor por Sirera, quien era abogada, madre de dos niños, dirigente política y trabajaba en el área de Defensa del Consumidor de Pilar; y exigieron el esclarecimiento del caso con el hashtag “#JusticiaPorLaura”.

El hecho fue descubierto el pasado jueves alrededor de las 17.30 por un familiar que concurrió a la casa del matrimonio, en Los Claveles al 1000, en el barrio La Terraza, a la altura del kilómetro 52 de la Ruta 8.

La pareja tenía dos hijos varones de 6 y 8 años que no presenciaron el crimen porque estaban en la casa de sus abuelos y desde hace unas tres semanas, estaba en medio de un proceso de separación en que alternaban quién pernoctaba en la casa.

La principal hipótesis del caso es que Bernal pasó la noche del miércoles en la vivienda y que el jueves a la mañana Sirera fue a buscar algo, ya que dentro de su auto dejó la cartera y el teléfono celular, como si estuviera de paso.

“Encontramos carpetas con escrituras y documentos que evidentemente estaban revisando por el tema de la separación. Deben haber discutido por algo y ahí se desencadenó la pelea que terminó en el femicidio”, dijo una fuente judicial.

Según las fuentes, todo ocurrió en el living, donde la víctima fue encontrada tirada en el piso boca abajo con varios golpes en la cabeza que le provocaron hundimiento de cráneo.

En la bacha de la cocina, la policía encontró lo que sería el arma homicida, un viejo martillo con mango de madera ensangrentado y con cabellos adheridos que podrían ser de la víctima.

El médico forense que fue a la escena del crimen estimó la data de muerte en horas del mediodía del jueves y anticipó que Sirera intentó defenderse desde el piso, aunque las conclusiones finales sobre las causas y mecánica de la muerte se conocerán luego de la autopsia.

A unos 10 kilómetros de la casa, en el cruce de las calles Bahía Redonda y Henry Martin, en la localidad de Derqui, un vecino encontró el jueves estacionado un Ford Ka en cuyo interior estaba Bernal, desvanecido y con un corte en el cuello.

Bernal fue trasladado de urgencia al hospital de Pilar, donde seguía este viernes internado en terapia intensiva, en estado reservado, por la cantidad de sangre que perdió y en calidad de aprehendido, como acusado de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”.

Dentro de su auto secuestraron una cuchilla de cocina con el que creen intentó suicidarse, un cascote manchado con sangre y un cubrecama infantil con restos hemáticos.

La fiscal Carolina Carballido, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género de Pilar, confirmó que al menos en su fiscalía especializada no había denuncias previas por violencia de género y, de acuerdo a los primeros testimonios que recabó del entorno de la pareja, no existían antecedentes de maltratos.

“Lo único que dicen los familiares es que él estaba muy triste por la decisión que ella había tomado de separarse y no la aceptaba”, dijo un investigador judicial.

Laura Sirera era abogada y se desempeñaba en Defensa del Consumidor municipal. También había integrado la lista de concejales del Frente de Todos en las últimas elecciones pero no alcanzó a ingresar al quedar en la ubicación novena, aunque se barajaba la posibilidad de que ella reemplazara a otro concejal electo que iba a desempeñar un cargo ejecutivo en la Municipalidad.

Bernal, por su parte, es un reconocido militante del peronismo en Pilar, que años atrás se desempeñó en el Consejo Escolar de Pilar y trabajaba como distribuidor en una compañía de alimentos.

Crónica