Compartilo:

La esposa del “Pata” Medina, dialogó con los medios en la puerta de su casa de Villa del Plata. “Vamos a apelar y esta causa se va a caer”, sostuvo.

Después que la Cámara Federal de La Plata le otorgara el arresto domiciliario a Juan Pablo “Pata” Medina, detenido por “lavado de activos y asociación ilícita” por disposición de la Justicia Federal de Quilmes, el ex jefe de la UOCRA seccional La Plata ya salió del penal de Ezeiza y de un momento a otro será llevado hasta su casa en Punta Lara.

En ese sentido, Fabiola García habló desde allí y dijo que “estamos dispuestos a sentarnos en el banquillo porque somos inocentes”. Además, sostuvo que Medina “tiene mandato hasta el 2021” y, por lo tanto, aseguró que “cuando salga en libertad mi marido va a volver a su puesto”.

“Vamos a apelar y esta causa se va a caer”, arremetió y aclaró: “aceptamos las condiciones porque sino nos revocan la domiciliaria, pero no vamos a bajar los brazos”.

Además del Pata, también se les otorgó el mismo beneficio a su hijo Christian “Puli” Medina, y a David García, su cuñado. La resolución fue adoptada ayer por la la Sala II de la Cámara integrada por los jueces César Alvarez y Roberto Agustín Lemos Arias quienes tuvieron en cuenta el mal estado de salud y la edad que tiene Medina (66 años), detenido desde septiembre de 2017.

En el fallo, los magistrados avalaron que el sindicalista cumpla la prisión preventiva en su domicilio de Villa del Plata, en el partido de Ensenada, donde vivirá con su mujer y tres de sus hijos. La Cámara ordenó que el arresto domiciliario deberá contar con vigilancia de funcionarios de Gendarmería y la colocación de un dispositivo electrónico.

Además, como medidas adicionales, ordenó que Medina entregue los documentos de viaje, se le prohíba salir del país y que se le imponga la prohibición de desplegar cualquier actividad gremial, de aglomerar personas alrededor del domicilio y de comunicarse por sí o por terceros con miembros de la gestión anterior, actual o futura de la UOCRA Seccional La Plata u otras seccionales.

La Cámara advirtió que cualquiera de estas medidas será causal suficiente para revocar el arresto domiciliario. Albarracín, quien durante la gestión de Daniel Scioli fuera secretario de Seguridad, explicó que “más allá del fallo que le otorga la prisión domiciliaria vamos a insistir con el pedido de exarcelación plena que se encuentra pendiente en la Cámara Federal de Casación Penal”.