Compartilo:

El presidente insistió en que está en marcha “un golpe de Estado”. Y convocó a los partidos con representación parlamentaria a un “debate con agenda abierta”.

Mientras crece la tensión en Bolivia,​ con nuevas marchas opositoras y una creciente rebelión policial contra el gobierno, el presidente Evo Morales volvió a denunciar este sábado que está en marcha “un golpe de Estado” y llamó a la oposición a un “diálogo abierto” para “pacificar al país”.

El presidente pidió a los cuatro partidos opositores que tienen representantes en el Parlamento que se sienten a dialogar de manera inmediata, para evitar más violencia en el país.

 

Noticia en desarrollo